Gambia - Informe 2007 Amnistía Internacional

Human Rights in República de Gambia

Amnistía Internacional  Informe 2013


The 2013 Annual Report on
Gambia is now live »

Jefe del Estado y del gobierno: Yahya Jammeh
Pena de muerte: abolicionista en la práctica
Estatuto de la Corte Penal Internacional: ratificado

Más de 70 personas, entre civiles y militares, fueron detenidas de
forma ilegítima tras un presunto intento de golpe de Estado a finales
de marzo. Entre ellas había presos y presas de conciencia. Asimismo,
varios periodistas y jefes de redacción permanecieron recluidos de
forma ilegítima durante muchas semanas. Según informes, se torturó al
menos a 12 personas detenidas. Al concluir el año seguían celebrándose
juicios, ante tribunales civiles y militares, contra personas
sospechosas de haber participado en la presunta conspiración para
derrocar al gobierno. Cinco personas, de quienes se afirmó que habían
huido, podían haber sido ejecutadas extrajudicialmente. Se intensificó
la represión del derecho a la libertad de expresión.

Información general

En septiembre, el presidente Jammeh ganó las elecciones presidenciales.

Detenciones ilegítimas y tortura

Tras un presunto intento de golpe de Estado a finales de marzo, se detuvo de forma ilegítima a más de 70 personas durante periodos superiores a las 72 horas permitidas por la legislación gambiana. Entre las personas recluidas por el Servicio Nacional de Información había presos y presas de conciencia, profesionales del derecho y de la política, periodistas, jefes de redacción, civiles, militares y personal de seguridad.

El 27 de marzo, un grupo de sospechosos que, según informes, vestían uniformes militares, aparecieron en la televisión nacional «confesando» su participación en un intento de golpe de Estado.

Algunos de los detenidos permanecieron varias semanas recluidos en régimen de incomunicación en la jefatura del Servicio Nacional de Información y en la prisión Mile 2, donde, según se afirmó, un mínimo de 12 personas sufrieron tortura o malos tratos. Al concluir 2006, no se sabía con seguridad el número de personas que permanecían recluidas.

Mariam Denton, abogada y presa de conciencia, fue detenida el 6 de abril y recluida de forma ilegítima en la prisión Mile 2 durante más de tres meses. Aunque el Tribunal Superior aprobó el 25 de abril la solicitud de acceso de su equipo letrado, las autoridades penitenciarias no permitieron a éste acceder a ella hasta después del 10 de mayo. Mariam Denton quedó en libertad sin cargos el 25 de julio tras intentar la Fiscalía, sin éxito, acusarla de encubrimiento de traición.

Al parecer, se torturó al menos a 12 personas detenidas: a algunas les cubrieron la cabeza con bolsas de plástico, a otras les sumergieron la cabeza en agua durante largos periodos y a otras las quemaron con cigarrillos o las golpearon violentamente.

Juicios tras presunto intento de golpe de Estado

Las vistas preliminares de las causas de 15 de las personas detenidas en relación con el intento de golpe de Estado comenzaron el 10 de mayo ante el Tribunal Superior de Banjul. A finales de mayo se hicieron públicos los cargos, entre ellos los de traición y encubrimiento de traición. Todos eran punibles con la muerte, y no permitían la posibilidad de libertad bajo fianza. De acuerdo con los informes recibidos, uno de los detenidos quedó en libertad el 8 de diciembre. Se acusó a otras dos personas de delitos accesorios, una de las cuales fue liberada, según informes, tras retirarse en noviembre los cargos que pesaban contra ella. El 28 de julio se recibieron informes de que se había acusado a otros siete detenidos de conspirar para cometer traición, pero al concluir 2006 aún no había comenzado el juicio y se tuvo noticia de que uno de ellos fue puesto en libertad el 8 de diciembre.

Según informes, el 18 de julio varios abogados defensores se retiraron de una de las causas, alegando dudas con respecto a la independencia del juez. Se negó a algunas de las personas detenidas el acceso a sus representantes letrados. Se transfirió al menos a cuatro militares acusados en el juicio por traición a un consejo de guerra, donde hicieron declaraciones que sugerían que se había recurrido a la tortura o la coacción para hacerles confesar.

Sospechas de ejecuciones extrajudiciales

Las autoridades afirmaron que el ex director general del Servicio Nacional de Información, Daba Marena, y cuatro soldados -Ebou Lowe, Alieu Cessay, Alpha Bah y Malafi Corr- habían escapado, en torno al 4 de abril, cuando se los trasladaba de prisión. Se temía que, en realidad, se los hubiera ejecutado extrajudicialmente o hubieran sido víctimas de desaparición forzada. Al concluir el año no se había abierto ninguna investigación independiente sobre la presunta fuga.

Libertad de expresión

Se detuvo al menos a nueve periodistas y jefes de redacción gambianos o extranjeros y, según informes, se torturó a algunos de ellos. Se intensificaron las amenazas y el hostigamiento contra periodistas, jefes de redacción y medios de comunicación críticos con el gobierno.

El 28 de marzo se detuvo a Musa Saidykhan, jefe de redacción del periódico The Independent, y Madi Ceesay, administrador de la misma publicación, y se clausuró el local del diario. Ambos hombres permanecieron en la jefatura del Servicio Nacional de Información, recluidos en régimen de incomunicación, hasta el 20 de abril, fecha en que quedaron en libertad sin cargos y sin explicación oficial de los motivos de su detención. Al concluir el año el periódico seguía cerrado.

El 10 de abril, Lamin Fatty, periodista de The Independent, fue recluido en la jefatura del Servicio Nacional de Información en relación con el presunto intento de golpe de Estado. Permaneció más de dos meses privado de libertad en régimen de incomunicación. En mayo fue acusado de haber publicado información falsa. Su juicio continuaba al concluir el año.

El 25 de mayo, piratas informáticos accedieron al sitio web del periódico en línea Freedom Newspaper, tras lo cual apareció en un diario afín al gobierno una lista con los nombres de más de 300 presuntos «informantes» de la publicación. Posteriormente se detuvo al menos a cuatro periodistas, aunque más tarde se los dejó en libertad sin cargos. Otro periodista pasó casi cinco meses recluido en la jefatura del Servicio Nacional de Información, en régimen de incomunicación, hasta que quedó en libertad sin cargos.

Impunidad

No se llevaron a cabo investigaciones oficiales sobre violaciones de los derechos humanos perpetradas en el pasado. El gobierno no llevó ante la justicia a los responsables del asesinato del periodista Deyda Hydara en diciembre de 2004.

Informes y visitas de Amnistía Internacional

Declaración

• Gambia: Alleged coup plot must not be used as excuse to violate citizens' human rights (Índice AI: AFR 27/004/2006)

Cómo puedes ayudar