El primer ministro serbio prohíbe el Desfile del Orgullo Gay

La decisión del primer ministro serbio Ivica Dacic de prohibir el Desfile del Orgullo Gay en Belgrado por segundo año consecutivo hace que el país viole sus propias leyes y Constitución. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

“Al prohibir el Desfile del Orgullo Gay 2012, el gobierno serbio está incumpliendo, de hecho, sus propias salvaguardias legales y constitucionales de derechos fundamentales como la libertad de expresión y de reunión de todas las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) de Serbia”, ha manifestado John Dalhuisen, director del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

Al explicar los motivos de la segunda prohibición del evento en dos años, el primer ministro Dacic –que también es ministro del Interior– citó motivos de seguridad presuntamente graves, la protección de vidas humanas y el mantenimiento de la paz y el orden público.

“Es tarea del gobierno –es su obligación– garantizar que las reuniones pacíficas como el Desfile del Orgullo Gay pueden celebrarse sin interferencias ilegales. Por desgracia, parece que este nuevo gobierno carece de la voluntad política de garantizar esos derechos”, ha manifestado John Dalhuisen.

“La prohibición del Desfile del Orgullo Gay 2012 es una victoria de los prejuicios y una lamentable derrota de los derechos humanos y el civismo.”

El desfile, previsto para el sábado, se prohibió tras la intervención del máximo dirigente de la iglesia cristiana ortodoxa serbia, políticos de la coalición gobernante y organizaciones extremistas, que instaron a que se proscribiera.