• Comunicado De Prensa

Urge una acción inmediata de la ONU en Siria tras el ataque de Hula

El Consejo de Seguridad de la ONU no debe limitarse a condenar el ataque perpetrado el viernes, que causó la muerte de más de un centenar de civiles en la localidad siria de Hula, sino además remitir sin demora la situación a la Corte Penal Internacional; así lo ha manifestado Amnistía Internacional. Las incursiones y la descarga de bombas, morteros y cohetes por parte de Siria el viernes sobre la zona residencial de Teldo dejaron al menos 108 muertos, incluidos 34 mujeres y 50 menores de edad, según fuentes consultadas por Amnistía Internacional, entre ellas un testigo presencial de las consecuencias del ataque. “El alto índice de muertes entre la población civil de Hula, incluidas decenas de mujeres y niños, debe mover a los miembros del Consejo de Seguridad a actuar al unísono y remitir de inmediato la situación en Siria a la Corte Penal Internacional” ha manifestado Philip Luther, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África. “Ante la escalada de los homicidios, deben ser reforzados el mandato y la amplitud de la misión de observación de la ONU en Siria, y el gobierno de este país debe permitir que la Comisión Internacional de Investigación constituida por el Consejo de Derechos Humanos, de carácter independiente, entre en el país para investigar las denuncias de abusos cometidos por ambas partes del conflicto.” Amnistía Internacional ha recibido los nombres de más de 1.300 víctimas de homicidio en Siria desde el inicio de la misión de observación de la ONU el 14 de abril. Según activistas locales, la violencia estalló en Hula cuando soldados destacados en un puesto de control militar sirio abrieron fuego contra manifestantes pacíficos el viernes por la tarde, lo que llevó a miembros de la oposición armada a atacar el puesto de control. Un número de personas sin confirmar perdió la vida en el fuego cruzado. No se sabe con certeza a dónde se retiraron los miembros armados de la oposición tras los enfrentamientos. Según contó un testigo presencial a Amnistía Internacional, aproximadamente desde las ocho de la tarde hasta la medianoche, el ejército sirio estuvo bombardeando algunas zonas de Hula con proyectiles de artillería y cohetes, que a ratos cayeron al ritmo de uno por minuto. El testigo añadió que hubo incursiones armadas en Teldo por hombres con uniforme negro que parecían pertenecer al servicio de inteligencia militar y que mataron a tiros a decenas de civiles. El equipo de observación de la ONU que llegó a la zona a la mañana siguiente ayudó a los residentes a trasladar los cadáveres a una mezquita cercana. Fue imposible retirar algunos cadáveres debido a la presencia permanente de las fuerzas de seguridad sirias. Entre las víctimas mortales había 62 personas de una misma familia de Teldo, la familia de Abd al Razaq. Todos habían muerto por disparos salvo unos cuantos niños a los que habían aplastado el cráneo, presumiblemente con culatas de fusil. Se piensa que muchos hombres han huido de la zona ante los rumores de que era inminente un ataque contra ellos. Según informes, algunas personas continúan en paradero desconocido desde el ataque del viernes contra Hula; no se sabe con certeza si han huido o han sido secuestradas. Según el testimonio de activistas, en días recientes ha aumentado la presencia de fuerzas de seguridad alrededor de la ciudad y ahora hay instalados cuatro puestos de control militares en la carretera principal. SANA, agencia estatal de noticias siria, publicó una declaración el domingo en la que se atribuía la autoría de las muertes de Hula a “grupos terroristas vinculados a Al Qaeda”. También el domingo, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores manifestó que se había establecido una “comisión judicial militar” para investigar los hechos. “Teniendo en cuenta el historial de investigaciones internas que las autoridades sirias aseguran haber establecido, no cabe esperar resultados significativos de la que anuncian ahora” ha afirmado Philip Luther. “No tenemos conocimiento de que un solo miembro de las fuerzas del régimen haya sido procesado por presunta comisión de abusos en estos 14 meses de protestas y disturbios.” El Consejo de Seguridad condenó el domingo los ataques contra Hula y afirmó que había habido una serie de bombardeos gubernamentales con artillería y tanques contra una zona residencial. Pero aún no ha tomado medidas concretas para impedir que se vuelvan a perpetrar ataques como éste. “Rusia debe dejar de poner obstáculos para que el Consejo de Seguridad de la ONU pueda actuar de manera decisiva y acabar con el sufrimiento en Siria” ha manifestado Philip Luther. “Y lo que es más importante, debe apoyar que se remita la situación de Siria a la Corte Penal Internacional.” Ya en abril de 2011, Amnistía Internacional condenó los crímenes de lesa humanidad que se estaban cometiendo en el contexto de la acción del gobierno sirio para reprimir las protestas iniciadas en marzo de ese año. La organización ha pedido reiteradamente a la ONU que remita la grave situación de Siria a la Corte Penal Internacional y aclare que estos crímenes están sujetos a la jurisdicción universal. Amnistía Internacional ha recibido los nombres de unas 9.750 personas que han perdido la vida en ese tiempo, de las que más de 700 eran menores de edad.