Defensores de derechos humanos en Rusia amenazados

Han transcurrido cinco años desde el asesinato de la periodista de investigación Anna Politkovskaya, y apenas se han registrado avances para aumentar la seguridad de los periodistas y los defensores y defensoras de derechos humanos que se atreven a desvelar los abusos o cuestionar la autoridad en Rusia, ha declarado hoy Amnistía Internacional. “En Rusia, periodistas, defensores y defensoras de los derechos humanos, y activistas de la sociedad civil son perseguidos y a menudo asesinados a causa de su trabajo. Es algo que no se puede tolerar.  Los ataques no se investigan de modo pleno e imparcial, y tampoco se procesa a los responsables”, ha manifestado John Dalhuisen, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central. “Mientras las voces críticas no reciban el reconocimiento y la protección que necesitan –y a los que tienen derecho–, Rusia no tendrá la sociedad civil que precisa. En su lugar seguirán proliferando la corrupción, el abuso de poder y las violaciones de derechos humanos.”   Aunque se ha avanzado algo en la investigación sobre el asesinato de Anna Politkovskaya el 7 de octubre de 2006, sigue sin haber garantías de que se va a enjuiciar a todas las personas implicadas en él, incluidas las que ordenaron este crimen.   Defensores y defensoras de los derechos humanos, periodistas y activistas de la sociedad civil siguen siendo víctimas de amenazas y hostigamiento por trabajar valerosamente desvelando la corrupción y los abusos contra los derechos humanos en toda la Federación Rusa.   Desde 2006, varios periodistas, así como defensores y abogados de derechos humanos, han sido víctimas de agresiones, brutales palizas o asesinato. Sólo se ha investigado satisfactoriamente, y se ha condenado a los responsables, en los casos de los asesinatos del abogado Stanislav Markelov y la periodista Anastasia Baburova. Otros casos siguen sin resolverse, como el secuestro y asesinato de la defensora de derechos humanos Natalia Estemirova, o las brutales palizas sufridas por Oleg Kashin, periodista de Kommersant Daily, o Mikhail Beketov, redactor jefe del diario Khimkinskaia Pravda. El próximo año, activistas de Amnistía Internacional seguirán haciendo campaña para que se investiguen de forma plena e imparcial las agresiones a defensores y defensoras de los derechos humanos, periodistas y activistas de la sociedad civil en Rusia. Los activistas de la organización instarán a las autoridades rusas a que garanticen que los defensores y defensoras de los derechos humanos pueden trabajar libremente y sin temor a sufrir hostigamiento.  “Si queremos contribuir a cambiar el clima de impunidad y alentar cambios positivos, será fundamental que la sociedad civil cuente con la solidaridad y el firme apoyo internacional”, ha afirmado John Dalhuisen. Véase también: Beaten up for Speaking out: Attacks on human rights defenders and journalists in the Russian Federation Nueva detención por el asesinato de Anna Politkovskaya: un paso en la dirección correcta Federación Rusa: Más amenazas y hostigamiento contra defensores de derechos humanos en Chechenia Pocos avances en el segundo aniversario del homicidio de destacada activista chechena Nuevas amenazas contra quienes defienden los derechos humanos en Chechenia Se declara no culpable de cargos de calumnias a defensor ruso de los derechos humanos