Pakistán: La política de disparar sin previo aviso convierte de hecho a Karachi en zona de guerra

En respuesta a las noticias según las cuales las autoridades de Pakistán ordenaron el despliegue en Karachi de un millar de efectivos de refuerzo con instrucciones de disparar sin previo aviso contra los pistoleros implicados en los recientes actos de violencia sectaria, el director del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional, Sam Zarifi, ha declarado: “Dando a las fuerzas de seguridad permiso para disparar sin previo aviso, el gobierno paquistaní está de hecho declarando Karachi zona de guerra”. “Dado el historial de violaciones de derechos humanos e impunidad del ejército paquistaní, conceder ese permiso a las fuerzas de seguridad en una situación tan volátil solo puede ser una fórmula para el desastre, que fomentará el desorden y generará más violencia y homicidios.”   “Al conceder esas facultades, las autoridades contravienen las normas internacionales de derechos humanos y transmiten el mensaje de que sus propias fuerzas de seguridad están por encima de la ley.” "Aunque la violencia en Karachi es cada vez más alarmante, las autoridades paquistaníes deben esforzarse por restaurar el orden público, la seguridad y la confianza en la sociedad karachí manteniendo y respetando los derechos humanos para toda la población y utilizando adecuadamente la ley para garantizar la justicia y la rendición de cuentas para todas las víctimas de la violencia selectiva. Contribuir a la violencia no es la solución", ha dicho Sam Zarifi. Notas para periodistas La declaración de prensa completa emitida por Amnistía Internacional el 07/07/11 instando a Pakistán a abordar la escalada de violencia se encuentra en el siguiente enlace: http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/se-insta-pakistan-abo...