Se insta a Grecia a no hacer uso excesivo de la fuerza en las manifestaciones

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades griegas a que impidan el uso excesivo de la fuerza contra los participantes en las manifestaciones que continúan celebrándose en la capital, Atenas. La organización hace este llamamiento tras una manifestación en general pacifica contra los recortes del gasto público, en la que pequeños grupos de alborotadores encapuchados se enfrentaron a la policía.  Según testigos presenciales, la policía utilizó cantidades excesivas de gas lacrimógeno contra los manifestantes. "La policía griega se enfrenta a un difícil reto al tener que ocuparse de una situación inestable sobre el terreno, pero debe garantizar que las operaciones de mantenimiento del orden durante las manifestaciones se ajustan a las normas internacionales”, ha manifestado John Dalhuisen, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.  En imágenes de vídeo grabadas en las manifestaciones de ayer en la plaza Sintagma se ve a varios agentes de policía golpear a un manifestante, tirar de él agarrándolo por el cabello y romperle la capucha.  Según informes, 33 manifestantes resultaron heridos y fueron llevados al hospital, la mayoría con problemas respiratorios o lesiones leves.  La policía griega ha informado de que también resultaron heridos 36 agentes.  "Las autoridades griegas deben impedir que la policía haga uso excesivo e indiscriminado de la fuerza o cometa otros abusos en futuras manifestaciones. Tienen también que garantizar que se abren con prontitud investigaciones exhaustivas, independientes e imparciales sobre todos estos presuntos abusos”, ha señalado John Dalhuisen. Al parecer, la policía griega hizo uso excesivo de la fuerza contra gran número de manifestantes pacíficos el 11 de mayo en Atenas, causando más de 30 lesiones, dos de ellas de gravedad. Para más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en: +44 207 413 5566, press@amnesty.org