Activistas dispuestas a desafiar la prohibición de conducir en Arabia Saudí

Hoy, 16 de junio, coincidiendo con los preparativos de un grupo de mujeres saudíes dirigidos a desafiar una prohibición vigente desde hace mucho tiempo que impide a las mujeres conducir en Arabia Saudí, Amnistía Internacional señaló que este país debe dejar de tratar a las mujeres como ciudadanas de segunda fila y abrir su red viaria a las conductoras.   En una campaña promovida a través de Internet se ha pedido a las mujeres con carnets de conducir internacionales que el 17 de junio empiecen a conducir por las carreteras saudíes. En la campaña, denominada “Women2Drive” (Mujeres al Volante), se ha utilizado Facebook y Twitter para animar a las mujeres a conducir en sus actividades cotidianas en lugar de confluir en un sitio determinado. “El hecho de que a las mujeres no se les permita conducir en Arabia Saudí supone un obstáculo enorme a su libertad de circulación, y merma en gran medida su capacidad de realizar las actividades cotidianas que consideren oportuno, como ir al trabajo, al supermercado o a recoger a los niños al colegio”, ha declarado Philip Luther, director adjunto de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África. “Las autoridades saudíes no deben detener a las mujeres con carnet que quieran conducir y deben concederles los mismos privilegios que a los hombres en esta materia. “Éste es un ejemplo más de los numerosos aspectos de la vida en que se impide a las mujeres   ejercer sus derechos humanos y su autonomía en Arabia Saudí”. Las autoridades saudíes han atajado con contundencia los recientes intentos de desafiar la prohibición realizados por mujeres con carnets de conducir internacionales.  El mes pasado, las autoridades de la ciudad de Al Khobar, situada en la Provincia Oriental, detuvieron a Manal al Sharif, asesora de seguridad informática de 32 años, por haber conducido en más de una ocasión y haber colgado en YouTube un vídeo en el que animaba a otras mujeres a hacer lo mismo.   La dejaron en libertad 10 días después tras obligarla a firmar un documento en el que se comprometía a no volver a conducir. Tras su detención, según los informes, han sido varias las mujeres a las que se ha detenido en diversas ocasiones por conducir en distintas zonas de Arabia Saudí y a las que se ha puesto en libertad poco después de que firmaran documentos en los que se comprometían a no conducir en el futuro. El Ministerio del Interior de Arabia Saudí prohibió de manera formal conducir a las mujeres en 1990, cuando un grupo de ellas organizó una manifestación automovilística para protestar contra la prohibición informal vigente hasta entonces.  En Arabia Saudí, las mujeres sufren una gran discriminación en la ley y en la práctica. No tienen derecho de voto y deben contar con el permiso de un tutor masculino para viajar, ejercer un trabajo remunerado, matricularse en un centro de enseñanza superior o casarse.  Al parecer, la violencia intrafamiliar contra las mujeres es un fenómeno generalizado. “Las mujeres saudíes sufren una gran discriminación en muchos aspectos importantes de la vida y se les debe permitir cuestionar de manera pacífica semejante situación”, ha dicho Philip Luther. Para más información o concertar una entrevista, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional llamando al número +44 207 413 5566 o mandando un mensaje a press@amnesty.org