• Comunicado De Prensa

Manifestantes agredidos en Yemen mientras la represión aumenta

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades de Yemen a que pongan fin al uso excesivo de la fuerza para controlar las manifestaciones contra el gobierno, mientras continúa la violencia contra los manifestantes en todo el país, que, según los informes, ha provocado varios heridos.

 Los informes indican que al menos seis yemeníes que participaban en lo que al parecer era una sentada pacífica han resultado gravemente heridos hoy en la ciudad de Ta’izz cuando las fuerzas de seguridad arrojaron contra los asistentes lo que los testigos han descrito como una granada de mano. Decenas de personas más han resultado también heridas.

Mientras, en la capital, Saná, los activistas han dicho hoy a Amnistía Internacional que las fuerzas de seguridad los rodearon, ayudadas por hombres a los que han calificado de “matones” que disparaban contra ellos y los golpeaban.

“Las autoridades yemeníes parecen estar incrementando la represión de los manifestantes y nos preocupa mucho que, si esta tendencia continúa, el número de muertos aumente inevitablemente”, ha dicho Philip Luther, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“El gobierno yemení debe permitir a la población reunirse y protestar pacíficamente.”

En Ta’izz, unos testigos dijeron a Amnistía Internacional que hombres vestidos de civil, al parecer miembros de las fuerzas de seguridad, o individuos en connivencia con ellas, dispararon desde automóviles particulares contra los manifestantes que participaban en una sentada de una semana en la céntrica Plaza Safir de la ciudad.

Según los informes, las fuerzas de seguridad estacionadas cerca de la plaza no hicieron nada para proteger a los manifestantes.

En Saná, unos testigos dijeron a Amnistía Internacional que las fuerzas de seguridad, ayudadas por “matones”, los habían rodeado y atacado.

“Estamos tratando de ocultarnos, pero las fuerzas de seguridad les dicen a los matones dónde nos encontramos. Estamos muy asustados, sobre todo porque con nosotros hay niños. Hemos intentado sacar a los niños de la zona, pero las fuerzas de seguridad nos lo han impedido”, ha dicho hoy un activista a Amnistía Internacional.

Las autoridades yemeníes llevan varios días reprimiendo a los manifestantes que piden reformas políticas.

Ayer, según los informes, se atacó a manifestantes y periodistas en manifestaciones de todo el país. El número de heridos asciende al menos a 10.