Kenia: Un hombre muere por disparos de la policía en las protestas contra los desalojos forzosos en Nairobi

Amnistía Internacional ha instado a las autoridades kenianas a que investiguen la muerte de un comerciante que, según informes, fue abatido a tiros por la policía durante una protesta contra los desalojos forzosos que se han llevado a cabo en un asentamiento de Nairobi.

Jackson Maina Kihato, de 74 años, murió el lunes cuando intentó quejarse por la paliza que sufrió una mujer a manos de la policía durante las manifestaciones en Kabete NITD. Desde que unas 1.000 personas perdieron sus viviendas y sus puestos de mercado en un desalojo forzoso masivo el 10 de julio, no han cesado las protestas en el asentamiento.

"Un hombre que perdió su hogar y su medio de sustento en un desalojo forzoso la semana pasada ha muerto ahora por tratar de defender a una vecina frente a la violencia de la policía,” ha afirmado Justus Nyang'aya, director de Amnistía Internacional Kenia.

"La persona responsable de este terrible ataque, que al parecer no fue provocado, debe ser llevada ante la justicia sin dilación."

Las personas que participaron en la protesta del pasado lunes –en su mayoría mujeres comerciantes que habían perdido sus puestos y sus hogares en la demolición de la semana pasada– habían bloqueado la carretera colindante con el lugar donde se produjeron las demoliciones, para poder manifestarse.

La policía llegó al lugar y trató de dispersar a los manifestantes con gas lacrimógeno. Al no lograrlo, comenzaron a golpear a los manifestantes con porras.

Durante las protestas, Jackson Maina Kihato se acercó a un agente de policía para quejarse de la paliza que otro agente le estaba propinando a una mujer. Según informes, el agente le disparó al hombre de 74 años en el pecho a corta distancia.

Jackson Maina Kihato y su esposa eran comerciantes en Kabete NITD, antes de su demolición.

"Las víctimas de desalojos forzosos en Kabete NITD deben recibir ayuda humanitaria y ser indemnizadas por sus pérdidas," ha declarado Justus Nyang'aya.

"La policía keniana hizo uso de una fuerza excesiva e inaceptable para dispersar a los manifestantes no armados."

El 10 de julio, excavadoras del ayuntamiento de Nairobi demolieron alrededor de 100 viviendas y 470 puestos de mercado en Kabete NITD sin que los vecinos recibieran aviso oficial alguno.

Según informes, en los días siguientes, algunos vecinos se enfrentaron, furiosos, a agentes de policía armados, al aumentar la tensión en el asentamiento.

Los desalojos han dejado sin refugio a centenares de personas, en su mayoría mujeres y niños. Muchas duermen a la intemperie, sin mantas ni ropa de abrigo, y no tienen dinero para comprar alimentos y otros productos básicos. Los vecinos creen que corre también riesgo de ser demolida otra parte del asentamiento.

Kabete NITD (siglas de Native Industrial Training Department, Departamento de Capacitación Industrial Indígena) fue establecido en 1974 por obreros que estaban construyendo una carretera. El terreno es propiedad de Departamento de Veterinaria del gobierno de Kenia, pero ha habido otras reclamaciones de propiedad y reiteradas amenazas de desalojo forzoso.

En mayo de 2010, la administración provincial realojó en terrenos de Kabete NITD sin utilizar a comerciantes que desarrollaban su actividad desde la reserva de la carretera de Kangemi. El realojo se llevó a cabo tras meses de consultas y negociaciones y fue pacífico.

En cambio, los desalojos forzosos de Kabete NITD se han llevado a cabo sin ninguna de estas salvaguardias y sin tener en absoluto en cuenta un plan de realojo acordado previamente con las comunidades.

Nota para periodistasSi desean concertar una entrevista o recibir más información, pónganse en contacto con Katy Pownall llamando al número +44 (0)207 413 5729 o escribiendo a katy.pownall@amnesty.org