Petraeus debe centrarse en la protección civil en Afganistán

El general David Petraeus, jefe militar estadounidense que se hará cargo de las operaciones de la OTAN en Afganistán, debe redoblar los esfuerzos por minimizar las bajas civiles durante las operaciones militares en ese país. Así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

La organización ha pedido asimismo al general Petraeus, que en estos momentos se está sometiendo a las vistas de candidatura celebradas en el Senado estadounidense para que se autorice su nombramiento como sustituto del general Stanley McChrystal al mando de las fuerzas internacionales en Afganistán, que garantice que los soldados rinden cuentas de sus actos.

“El general David Petraeus debe dar prioridad a la protección de la población afgana, y debe garantizar que todo miembro del ejército que viole los derechos humanos de la población civil de Afganistán rinde cuentas de sus actos”, ha manifestado Sam Zarifi, director del Programa para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional. “El cambio de mando no debe ser un cambio en el compromiso de Estados Unidos y la OTAN de proteger a la población civil.”

El general McChrystal introdujo en julio de 2009 una directiva táctica destinada a minimizar las bajas civiles.

La ONU concluyó que, en la segunda mitad de 2009, comparando con las cifras de 2008, había habido una reducción del 28 por ciento de las muertes civiles causadas por fuerzas de la OTAN y Estados Unidos. Sin embargo, Amnistía Internacional ha recibido informes creíbles sobre un aumento de los asaltos nocturnos por parte de las fuerzas militares internacionales en la primera mitad de 2010.

“Ha habido mejoras limitadas. El general Petraeus debe dar el siguiente paso, y establecer un mecanismo unificado de rendición de cuentas y de indemnización a los civiles por las muertes y daños causados por tropas de la OTAN y Estados Unidos”, ha manifestado Sam Zarifi.

“Deben establecerse, para todas las fuerzas, cadenas de mando transparentes y reglas de intervención que cumplan el derecho internacional, para que las víctimas y sus familias puedan presentar denuncias, interesarse por las investigaciones y, en última instancia, recibir justicia”, ha manifestado Sam Zarifi.

Los talibanes y otros grupos insurgentes son responsables de más de dos tercios de las bajas civiles en Afganistán. Sin embargo, esto no reduce la responsabilidad de las fuerzas de Afganistán, la OTAN y Estados Unidos de respetar el derecho internacional humanitario, conforme ha señalado Amnistía Internacional. 

“Los esfuerzos del general McChrystal por minimizar las bajas civiles han sido criticados en algunas instancias por considerar que limitan la capacidad de acción del ejército. Sin embargo, estas críticas pasan por alto el hecho de que el respeto del derecho internacional, incluido el derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, por todas las partes implicadas, es un requisito indispensable para llevar la seguridad a Afganistán”, ha manifestado Sam Zarifi.

 Documentos relacionados

Informe de Amnistía Internacional sobre la muerte de dos hermanos en un asalto nocturno en Kandahar en 2008: Getting away with murder? The impunity of international forces in Afghanistanhttp://www.amnesty.org/en/library/info/ASA11/001/2009/en

Informe y comunicados de prensa de Amnistía Internacional sobre el ataque aéreo de Kunduz del 4 de septiembre de 2009http://www.amnesty.org/es/news-and-updates/news/afganistan-gobierno-aleman-debe-investigar-ataque-kunduz-20091030 Informe de Amnistía Internacional, 10 de junio de 2010: 'As if Hell fell on me': The human rights crisis in northwest Pakistan http://www.amnesty.org/en/library/info/ASA33/004/2010/en