La presidenta lituana debe apoyar el desfile del Orgullo Báltico

Amnistía Internacional ha pedido a la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, que garantice que el desfile del Orgullo Báltico 2010 se celebra el 8 de mayo pese al nuevo intento de prohibirlo.

Un tribunal de Vilna se pronunciará mañana sobre una petición del fiscal general provisional de que se prohíba el desfile alegando que constituiría una amenaza al orden público.

El desfile es el primero que se organiza en Lituania para apoyar al colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero, y existe una fuerte posibilidad de que se celebre una contramanifestación.

“Si existe una amenaza al orden público el día del desfile, ésta no procederá de sus participantes”, ha manifestado John Dalhuisen, experto de Amnistía Internacional sobre la discriminación en Europa.

“Las autoridades están obligadas, en virtud del derecho nacional e internacional, a garantizar el derecho a la libertad de expresión y reunión para todas las personas. Deben hacer frente a cualquier amenaza al desfile, no al desfile en sí mismo.”

En marzo, más de 50 parlamentarios lituanos trataron de que el desfile se prohibiera, alegando que violaría la controvertida Ley de Protección de Menores contra el Efecto Perjudicial de la Información Pública, que entró en vigor este año.

La policía de Vilna ha dicho a los organizadores del desfile que se tomarán medidas para que el riesgo de que se produzcan desórdenes a causa de las acciones de contramanifestantes sea mínimo.

“El desfile del Orgullo Báltico es un hito para los derechos de lesbianas y gays en Lituania”, ha manifestado John Dalhuisen.

“Cuenta con el apoyo de activistas de los otros dos Estados bálticos, Letonia y Estonia, y de organizaciones internacionales como Amnistía Internacional.”

“La prohibición de la marcha, o la falta de medidas para garantizar la seguridad de sus participantes, transmitiría a toda Lituania, y al resto del mundo, el mensaje de que, allí, el respeto de los derechos humanos es selectivo.”