Estados Unidos: Alto a la deportación de solicitantes de asilo de Haití

Estados Unidos debe dejar de deportar a personas haitianas y de infligir malos tratos a personas negras en el sistema de inmigración, y restablecer inmediatamente el asilo.

En 2021, se hicieron virales unas fotos que mostraban a las autoridades de inmigración estadounidenses dispersando violentamente a caballo a un grupo de solicitantes de asilo de Haití en la frontera sur de Estados Unidos, imágenes que desencadenaron en todo el mundo el recuerdo de las patrullas creadas para capturar y castigar a las personas esclavizadas. Este trato inhumano no es sólo espantoso: es una violación del derecho internacional y del derecho de las personas a buscar asilo.

Desde entonces, el trato a las personas solicitantes de asilo haitianas no ha hecho sino empeorar. Amnistía ha documentado violaciones de derechos humanos a manos de las autoridades estadounidenses que incluyen la falta de acceso a los trámites para solicitar asilo, el uso de cadenas y grilletes y la separación de niños y niñas de sus progenitores, y la denegación de intérpretes y de asistencia letrada.

Este trato constituye tortura basada en la raza, práctica que tiene sus raíces en la discriminación sistémica de las personas negras.

El gobierno estadounidense debe poner fin a las políticas racistas de inmigración y restablecer ya el acceso al asilo.