Exige a los líderes de las Américas que tomen medidas para poner fin a la represión

“Me pidió que hiciera 50 pechadas, cuando estaba por hacerlas, me golpeó, me tiró al piso y recibí los dos disparos”. Un joven de El Salvador recuerda lo que le pasó después de que la policía lo detuvo porque no estaba en su casa durante la cuarentena de COVID-19.

Históricamente, los gobiernos de las Américas han tenido dificultades para liderar a sus países sin utilizar medidas represivas contra la población.

Desde el brote de COVID-19 estos actos de represión han resurgido en muchos países, como Estados Unidos y Chile. También han resultado en nuevos tipos de medidas represivas en el nombre de “proteger a la población de COVID-19”. Amnistía Internacional ha registrado violaciones a los derechos humanos en centros de cuarentena de El Salvador y Paraguay, decenas de miles de detenciones arbitrarias en República Dominicana, y el uso excesivo de la fuerza en Venezuela, México y Argentina. Los efectos de las medidas represivas se ven exacerbados por la discriminación y la desigualdad.

El mundo después de COVID-19 tiene que cambiar. Ya no hay lugar para el abuso en las Américas. Es hora de construir un futuro sin represión.

Firma ahora para pedir a los líderes de los países de las Américas que pongan fin a la represión reuniéndose en foros regionales y adoptando medidas concretas para encontrar soluciones para toda la región. #RepresiónNoEsProtección