Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

5 marzo 2010

Las fuerzas de la ONU deben permanecer en la República Democrática del Congo

Las fuerzas de la ONU deben permanecer en la República Democrática del Congo

Amnistía Internacional ha expresado hoy su enérgica oposición a la reducción o retirada de las fuerzas de la ONU para el mantenimiento de la paz de la República Democrática del Congo, a raíz de la solicitud del gobierno de que los actuales efectivos de la MONUC se retiren del país a más tardar en junio de 2011.

Tawanda Hondora, director adjunto del Programa Regional para África de Amnistía Internacional, ha declarado: “En vez de pedir la retirada de las fuerzas para el mantenimiento de la paz, el gobierno debería trabajar con la ONU para resolver los muchos problemas que aún hay pendientes en materia de protección.”

Las fuerzas y grupos armados siguen cometiendo matanzas, violaciones, saqueos y otras formas de agresión contra la población civil y el personal de las agencias humanitarias, principalmente en el este del país, todavía asolado por la guerra.

La Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC), la mayor misión para el mantenimiento de la paz de la ONU en el mundo, integrada por 20.500 personas, es la única fuerza que en ese país todavía puede ser capaz de proporcionar alguna protección a la población civil.

“La situación de seguridad y en materia de derechos humanos viene siendo gravísima desde el pasado año. Una retirada o reducción de la fuerza para el mantenimiento de la paz tendría consecuencias desastrosas”, agregó Tawanda Hondora. 

“Las bases de la fuerza para el mantenimiento de la paz de la ONU son con frecuencia los únicos lugares en los que las personas pueden buscar seguridad cuando se producen enfrentamientos.”

El secretario general de la ONU propuso en 2007 diversas etapas que había que cumplir antes de considerar una retirada en gran escala de la MONUC.

Entre las fases que se propusieron figura la estabilización de las áreas en las que el conflicto es más grave; la conclusión del proceso de desarme y desmovilización de los grupos armados; y la creación de unas fuerzas armadas nacionales con capacidad para defender a la población de la República Democrática del Congo y de respetar los derechos humanos y el Estado de derecho.

Ninguna de estas condiciones se ha cumplido todavía.

Tawanda Hondora  ha afirmado: “Las fuerzas gubernamentales no tienen capacidad para asumir las funciones de seguridad que en la actualidad desempeña la MONUC, y el gobierno no ha demostrado la voluntad política de hacer que eso sea posible.” 

La MONUC no es sólo una fuerza militar para el mantenimiento de la paz, sino que está integrada también por más de 5.000 civiles que proporcionan apoyo vital para el fomento de la capacidad de acción en el terreno de los derechos humanos, de los asuntos humanitarios, la buena gobernanza, la función policial, judicial y el sistema penitenciario. 

La MONUC lleva desplegada en el país desde 1999. Tras terminar la guerra de 1998-2003, la fuerza se centra ahora en la región de los Kivus, al Este de la República Democrática del Congo, donde el conflicto aún persiste.

Tema

Conflictos armados 
Armed Groups 
Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra 
Extrajudicial Executions And Other Unlawful Killings 
Naciones Unidas 

País

República Democrática del Congo 

Región

África 

@amnestyonline on twitter

Noticias

07 marzo 2014

La Corte Penal Internacional (CPI) ha declarado a Germain Katanga, líder rebelde de la República Democrática del Congo (RDC), culpable de participar en un despiadado ataque... Más »

01 abril 2014

Venezuela está arriesgando enfrentar una de las peores amenazas al Estado de derecho de las últimas décadas si las diversas fuerzas políticas no se comprometen a respetar los... Más »

14 diciembre 2013

Amnistía Internacional pide a las autoridades de Myanmar la liberación inmediata y sin condiciones del Dr. Tun Aung como parte de su campaña Escribe por los Derechos.

Más »
08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

28 marzo 2014

Osama Jamal Abdallah Mahdi, de 32 años y padre de dos hijos, lleva ya más de dos años condenado a muerte en Irak por un delito que afirma que no cometió. Ahora su tío es su ú... Más »