Trinidad y Tobago

Volver a Trinidad y Tobago

TRINIDAD Y TOBAGO 2021

Las autoridades continuaron restringiendo el acceso de las personas solicitantes de asilo a la protección internacional. Las mujeres que solicitaban asilo seguían expuestas a un mayor riesgo de sufrir violencia de género. El gobierno no proporcionó protección jurídica a las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) ni abolió la pena de muerte preceptiva.

Información general

Durante gran parte del año permaneció en vigor el estado de excepción, que incluía restricciones a la libertad de circulación y un toque de queda para frenar la propagación de la COVID-19.

Derechos de las personas refugiadas y migrantes

Hasta agosto se habían inscrito en el registro del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, más de 20.800 personas refugiadas y solicitantes de asilo, de las cuales el 86% procedían de Venezuela y el 7%, de Cuba.

Trinidad y Tobago seguía siendo uno de los pocos países de las Américas carentes de legislación nacional sobre el asilo. En la práctica, esto significaba que las personas que solicitaban protección o eran reconocidas como refugiadas por el ACNUR —que tramitaba las peticiones de asilo en el país— seguían teniendo acceso limitado a muchos de los derechos consagrados en la Convención de la ONU sobre el Estatuto de los Refugiados y en su Protocolo, en los que Trinidad y Tobago era Estado Parte.

La mayoría de las personas venezolanas seguían llegando de forma irregular en barco, al tener cerradas casi todas las vías legales de entrada. Sin embargo, la entrada ilegal seguía estando penalizada, lo que dejaba a muchas personas solicitantes de asilo incluidos niños y niñas en peligro de detención o de devolución (refoulement), lo cual contravenía el derecho y las normas internacionales de derechos humanos.

Una noticia positiva fue que las autoridades concedieron a las personas migrantes y solicitantes de asilo acceso a las vacunas contra la COVID-19.

Violencia contra mujeres y niñas

Las mujeres y las niñas seguían expuestas a sufrir violencia de género y discriminación.

Varias mujeres venezolanas solicitantes de protección internacional denunciaron que en 2020 habían sido con frecuencia objeto de acoso y violencia sexual.1 En agosto de 2021, según informes de prensa, una mujer venezolana fue secuestrada y amenazada de violación.

Las mujeres venezolanas seguían temiendo denunciar las agresiones, especialmente por miedo a que los perpetradores las acusaran ante la policía o las autoridades de inmigración, que —en aplicación del marco jurídico vigente— podían detenerlas o expulsarlas.

Las mujeres venezolanas continuaron siendo víctimas de diversos delitos relacionados con la trata de personas para el comercio sexual, lo que incluía la privación de libertad a manos de los tratantes, la violación y otras formas de violencia sexual, la explotación laboral y la servidumbre por deudas. Aun así, los recursos de los programas contra la trata de personas —como el alojamiento seguro, la atención médica y el asesoramiento— continuaron siendo insuficientes.

Algunas mujeres solicitantes de asilo se prostituían como forma de ganarse la vida, pero con frecuencia debían trabajar muchas horas en condiciones de explotación laboral y pagar deudas relacionadas con su entrada en el país.

Pena de muerte

En noviembre, el fiscal general anunció la celebración de consultas nacionales sobre la pena de muerte preceptiva, que seguía vigente y pendiente de una sentencia del Comité Judicial del Consejo Privado de la Corona, el tribunal de máxima instancia del país, con sede en Reino Unido.

Derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI)

El fiscal general anunció también la celebración de consultas nacionales sobre la legislación que criminalizaba las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo. Al concluir el año estaba pendiente una resolución del Comité Judicial del Consejo Privado de la Corona que podía tener implicaciones para los derechos de las personas LGBTI.


  1. Trinidad and Tobago: Protect people fleeing. Amnesty International submission for the UN Universal Periodic Review, 39th session of the UPR Working Group, 1-12 November 2021 (Índice: AMR 49/4554/2021), 5 de agosto