Volver a Singapur

SINGAPUR 2020

Se recortaron más los derechos a la libertad de expresión y de reunión pacífica, entre otros medios, utilizando una ley sobre “noticias falsas”.S

Información general

En las elecciones generales de julio conservó el poder el Partido de Acción Popular, aunque con mayoría simple. De abril a junio se sometió al país a un confinamiento estricto en respuesta a la pandemia de COVID-19.

Libertad de expresión

A lo largo del año se dictaron una serie de órdenes contra personas que criticaban al gobierno, en aplicación de la Ley de Protección Frente a las Falsedades y la Manipulación en Internet, también conocida como “ley sobre noticias falsas”. En enero, las autoridades calificaron de “coincidencia” el hecho de que las primeras órdenes dictadas fueran contra adversarios políticos. En febrero, la red social Facebook expresó su preocupación por haber sido obligada a bloquear una página de noticias en aplicación de esta ley,1 que también se invocó en repetidas ocasiones para emitir órdenes contra medios de comunicación independientes, entre ellos las páginas web The Online Citizen (TOC) y New Naratif. En septiembre, el Tribunal de Apelación aplazó la decisión sobre las primeras impugnaciones judiciales a la “ley sobre noticias falsas”.

Trabajadores y trabajadoras migrantes

En abril, a causa de la pandemia de COVID-19, se sometió a cuarentena en abarrotados albergues a más de 300.000 trabajadores migrantes. Casi todas las personas contagiadas en el país pertenecían a este grupo de población, que al acabar el año continuaba sufriendo severas restricciones de circulación. En septiembre, la absolución de una trabajadora doméstica acusada de robo por su empleador puso en evidencia el problema del acceso a la justicia y la desigualdad de los trabajadores migrantes.

Defensores y defensoras de los derechos humanos

En marzo, la policía abrió una investigación por desacato contra el abogado de derechos humanos M Ravi y el redactor jefe de la página web de noticias TOC, Terry Xu, en aplicación de la Ley de (Protección) de la Administración de Justicia, tras la publicación en TOC de unos artículos sobre el ciudadano singapurés Mohan Rajangam, que había impugnado su extradición a Malasia en 2015.

También en marzo, el Tribunal de Apelación confirmó la sentencia condenatoria del defensor de derechos humanos Jolovan Wham por una publicación suya de Facebook de 2018 que al parecer había “escandalizado al poder judicial”. Wham pasó una semana en la cárcel2 y, más tarde, en agosto, volvió a ser encarcelado otros 10 días por haber organizado un acto en 2016 en el que había hablado el activista hongkonés Joshua Wong. En septiembre, la policía abrió una investigación contra la página web New Naratif y su director, PJ Thum, por la publicación de unos anuncios de pago en Facebook durante las elecciones de julio. En noviembre, Jolovan Wham fue acusado de “reunión ilegal” por una foto en la que aparecía él solo sosteniendo un cartón con el dibujo de una cara sonriente.3

Lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales

Las leyes continuaron discriminando a las personas LGBTI. El Tribunal Superior desestimó un recurso de constitucionalidad contra la ley que penalizaba las relaciones sexuales consentidas entre hombres.

Pena de muerte

Se siguieron dictando condenas de muerte por tráfico de drogas, entre otros delitos. En mayo, durante la pandemia de COVID-19, el país captó la atención internacional al condenar a un hombre a muerte en una audiencia judicial celebrada online.4


  1. Singapore: Social media companies forced to cooperate with abusive fake news law (noticia, 19 de febrero)
  2. Singapore: Drop investigations under abusive contempt of court law (declaración pública, 25 de marzo)
  3. Singapore: Drop charges against peaceful activist (declaración pública, 25 de noviembre)
  4. Singapur: Condenado a muerte por videoconferencia a través de Zoom (noticia, 20 de mayo)