Irak: La protección de la población civil es primordial

Los violentos combates entre las fuerzas del gobierno iraquí y las milicias armadas en Basora y otras ciudades iraquíes están creando un grave riesgo para la población civil, según ha manifestado hoy, 25 de marzo, Amnistía internacional, mientras instaba a todas las partes del conflicto a no lanzar ataques indiscriminados o desproporcionados y a respetar la vida de los civiles.

“La población civil ha soportado la carga más pesada durante los cinco años de conflicto en Irak”, ha manifestado Amnistía Internacional. “No cabe duda de que esta nueva oleada de combates agravará aún más esa terrible situación”.

Los combates estallaron el martes 25 de marzo en Basora, y enfrentaron a fuerzas iraquíes y miembros del Ejército Mahdi, integrado por seguidores del clérigo radical chií Muqtada al Sadr. Según la información aparecida en la prensa, al menos 12 personas murieron en la ciudad. En este momento se desconoce si había civiles entre ellas. Al extenderse los combates, las autoridades iraquíes impusieron el toque de queda en Basora y otras ciudades del sur como Al Nasiriya, Kut, Al Hilla y Samawa.

El Ejército Mahdi había declarado un alto el fuego a finales de agosto de 2007, y a finales de febrero de 2008 anunció que lo renovaba por otros seis meses. Había estado luchando con otras milicias chiíes por el control político de Basora, y se habían producido frecuentes enfrentamientos armados entre él y la Organización Badr, brazo armado del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak. Los combates del 25 de marzo parecen haber estallado como respuesta a un intento de las fuerzas de seguridad iraquíes de reprimir las milicias armadas.

Amnistía Internacional pide al gobierno iraquí que garantice que las fuerzas de seguridad cumplen con las obligaciones contraídas por Irak en virtud del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, y en especial que garantice que la población y los bienes civiles están protegidos en todo momento.

La organización pide asimismo a los grupos armados de Basora y otras ciudades que cumplan las normas del derecho internacional y respeten la vida de la población civil.