FABRICE COFFRINI/AFP/Getty Images

Qatar: Se acaba el tiempo para que Infantino rompa su silencio sobre la indemnización de los trabajadores migrantes

Queda menos de una semana para que arranque la Copa Mundial de Fútbol 2022 de Qatar y se acaba el tiempo para que la FIFA y su presidente, Gianni Infantino, se comprometan a indemnizar a los trabajadores migrantes por los abusos sufridos en la preparación del campeonato; así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

“Si no rompe su silencio respecto al asunto de las indemnizaciones, Gianni Infantino va a desperdiciar una oportunidad de oro para dejar un legado de la Copa Mundial de respeto y homenaje a los trabajadores que la hicieron posible. Se le han presentado innumerables pruebas sobre las consecuencias humanas de estos 12 años, así como una propuesta concreta para ayudar a las víctimas y sus familias a rehacer sus vidas; por tanto, el mensaje desde Zúrich y Doha no puede ser simplemente centrarse en el fútbol”, ha afirmado Steve Cockburn, director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional.

“La FIFA no puede utilizar el espectáculo de la Copa Mundial para eludir sus responsabilidades. Tiene un deber inequívoco hacia los cientos de miles de trabajadores que sufrieron mientras construían los estadios e infraestructuras necesarios para el campeonato. Un compromiso público con la creación de un fondo de indemnización, aunque no sirva para deshacer el pasado, supondría un gran avance. Apenas queda tiempo, pero aún no es demasiado tarde para que la FIFA haga lo correcto.”

Si no rompe su silencio respecto al asunto de las indemnizaciones, Gianni Infantino va a desperdiciar una oportunidad de oro para dejar un legado de la Copa Mundial de respeto y homenaje a los trabajadores que la hicieron posible.

Steve Cockburn, director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional

En mayo de 2022, Amnistía y una coalición de organizaciones lanzaron una campaña para pedir a Qatar y la FIFA el establecimiento de un programa integral de reparación para los cientos de miles de trabajadores que sufrieron, entre otros abusos, tasas de contratación desorbitadas, impago de salarios, lesiones y, en los peores casos, la muerte. Hasta la fecha, Gianni Infantino no ha respondido a la carta conjunta enviada por la coalición con motivo del lanzamiento de su campaña y evita constantemente el asunto de las indemnizaciones en público.

La propuesta de un programa de reparación cuenta con el amplio apoyo de más de una decena de asociaciones de fútbol, entre ellas las de Inglaterra, Alemania, Francia, Países Bajos y Estados Unidos, patrocinadores del torneo como Coca-Cola, Adidas, Budweiser y McDonald’s y, a través de un vídeo que se hizo viral el mes pasado, la selección nacional de Australia. Sin embargo, aunque el equipo directivo superior de la FIFA ha reconocido la importancia de indemnizar, el organismo futbolístico y su presidente aún no han formulado un compromiso público. Una encuesta mundial encargada por Amnistía en 15 países reveló que el 84% de las personas que probablemente verían la Copa Mundial también estaban a favor de la propuesta.

Información complementaria

El 4 de noviembre, Gianni Infantino escribió una carta a las 32 naciones que compiten en la Copa Mundial 2022, instándolas a que “se centren en el fútbol” y dejen a un lado los problemas de derechos humanos. Su carta estuvo precedida de unos comentarios del ministro de Trabajo qatarí en los que tachaba la campaña de Amnistía de “reclamo publicitario”.

Artículo de opinión de la secretaria general de Amnistía en el que pide a Gianni Infantino que se comprometa a indemnizar, disponible aquí.

Amnistía Internacional pide a la FIFA y a Qatar que se comprometan públicamente a establecer un programa de reparaciones por todos los abusos relacionados con la preparación y celebración de la Copa Mundial y disponga la financiación de planes de prevención para evitar más abusos. A partir de ahí, la FIFA y Qatar deben colaborar con los trabajadores, la sociedad civil, los sindicatos y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre otros, para definir los detalles y la ejecución del programa.