© AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images

Israel y Territorios Palestinos Ocupados: Anulen la deficiente sentencia condenatoria del trabajador de ayuda humanitaria Mohammed al Halabi

Amnistía Internacional pide a las autoridades israelíes que anulen la deficiente sentencia condenatoria del palestino gazatí Mohammed al Halabi, trabajador de ayuda humanitaria que ayer fue declarado culpable de desviar millones de dólares a la administración de facto de Hamas en un juicio plagado de irregularidades. La mayoría de las pruebas utilizadas contra él se mantienen en secreto.

Mohammed al Halabi, exdirector de la oficina de Gaza de la entidad benéfica estadounidense World Vision, lleva ya seis años recluido en espera de juicio. Heba Morayef, directora regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, manifestó:

“El trato que las autoridades israelíes han dispensado a Mohammed al Halabi vulnera todas las garantías procesales básicas que establece el derecho internacional de los derechos humanos. Fue detenido durante la escalofriante cifra de seis años antes de que se dictase sentencia, interrogado sin representación letrada, juzgado en vistas secretas y declarado culpable a partir de pruebas secretas y de una confesión forzada.”

“Las autoridades israelíes han ignorado por completo las denuncias de Mohammed al Halabi de que fue sometido a tortura y malos tratos bajo custodia. La sentencia de ayer es imprudente e injusta, y sólo sirve para poner de relieve la manipulación del sistema de justicia israelí contra la población palestina.”

“Mohammed al Halabi debe ser juzgado de nuevo con arreglo a las normas internacionales sobre juicios justos. Se deben investigar sus denuncias de tortura y excluir cualquier prueba obtenida de manera ilícita, lo que incluye la tortura u otro trato cruel, inhumano o degradante. El caso de Mohammed al Halabi es uno de los muchos que ilustran el modo en que las autoridades israelíes, que cometen el crimen de lesa humanidad de apartheid, se sirven del sistema de justicia para dominar y discriminar a la población palestina.”

Información complementaria

Mohammed al Halabi trabajó en World Vision desde 2005 y, en 2014, fue ascendido al cargo de responsable de las operaciones de esta organización en la Franja de Gaza.

La Agencia de Seguridad Israelí lo detuvo el 15 de junio de 2016 en el paso de Erez entre Israel y Gaza. Posteriormente fue trasladado a un centro de detención en Asquelón, Israel, donde fue interrogado antes de ser llevado a la prisión de Nafcha, en el desierto del Néguev.

Mohammed al-Halabi no tuvo acceso a un abogado, y durante las primeras semanas estuvo recluido en régimen de incomunicación y fue sometido a intensos interrogatorios sin representación letrada. Según su abogado y los medios de comunicación, fue brutalmente golpeado, y su “confesión” de robar anualmente 7,4 millones de dólares estadounidenses fue obtenida mediante coacción. Sus denuncias de tortura no se han investigado. Mohammed al Halabi no fue acusado de un delito hasta el 4 de agosto, más de siete semanas después de su arresto.

World Vision realizó una investigación que incluyó una auditoría externa en la que no se hallaron indicios de actuación delictiva de Mohammed al Halabi ni de su pertenencia a Hamas.