Tailandia: El cierre de medios de comunicación es una táctica de intimidación mientras aumentan las protestas

Ante la noticia de que un tribunal ha confirmado la orden del gobierno de cerrar “todas las plataformas” de Voice TV, Ming Yu Hah, directora regional adjunta de Campañas de Amnistía Internacional, ha declarado:

“Voice TV estaba haciendo su trabajo, informando de las crecientes protestas pacíficas en todo el país. Al igual que los cargos formulados contra destacados manifestantes, estas tácticas son claros intentos de las autoridades de intimidar y acosar a las personas para silenciarlas.

“El acoso a los medios de comunicación no es más que una de las facetas del actual ataque de las autoridades tailandesas contra los canales de comunicación, junto con las amenazas de bloquear la plataforma de mensajería Telegram y el uso de la Ley de Delitos Informáticos, entre otras leyes, contra las personas por lo que publican y comparten en Internet.

Voice TV estaba haciendo su trabajo, informando de las crecientes protestas pacíficas en todo el país. Al igual que los cargos formulados contra destacados manifestantes, estas tácticas son claros intentos de las autoridades de intimidar y acosar a las personas para silenciarlas.
Ming Yu Hah, directora regional adjunta de Campañas

“Tailandeses y tailandesas de todas las edades salen a la calle y engrosan las filas de este movimiento pacífico liderado por la juventud. Las autoridades tailandesas deben respetar y proteger los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica y libertad de prensa. Deben permitir que la ciudadanía exprese pacíficamente sus opiniones en las calles y en las redes sociales, y deben permitir que la prensa informe sobre lo que está pasando.

“Pedimos de nuevo a las autoridades la libertad inmediata e incondicional de todas las personas que han protestado pacíficamente y que están actualmente detenidas. Las autoridades deben retirar todos los cargos formulados contra los y las manifestantes y, mientras tanto, garantizar que todas las personas acusadas tienen acceso a asesoramiento jurídico.”

"También instamos a las autoridades a que revoquen la prohibición impuesta al grupo Voice TV y a otras empresas de medios de comunicación y permitan operar a los medios independientes en libertad sin intimidación, hostigamiento ni temor a sufrir represalias."

Información complementaria

El martes 20 de octubre, el tribunal de lo penal tailandés confirmó la orden del Mando Conjunto para la Administración de la Situación de Excepción de cerrar todas las emisoras de televisión y emisiones digitales del grupo Voice TV. La orden afectaba también a otros tres medios de comunicación: Prachatai, The Standard y The Reporters, aunque todavía no hay resolución judicial en sus casos. Según las autoridades, estos medios han infringido órdenes dictadas en aplicación del Decreto de Excepción anunciado la semana pasada. Un portavoz del Ministerio para la Economía y la Sociedad Digitales añadió que también se había hallado que Voice TV vulneraba la Ley de Delitos Informáticos.

Desde el 13 de octubre de 2020, las autoridades han detenido al menos a 49 manifestantes, algunos de ellos en aplicación de los poderes de excepción, incluidos los anunciados este año. El 15 de octubre de 2020 se declaró un estado de excepción “grave”. Siguen aumentando los informes sobre nuevos arrestos y detenciones. En todo el país han aumentado las protestas en las que se reclama una nueva Constitución, la reforma de la monarquía y el fin del hostigamiento a quienes critican a las autoridades.

Durante el año, las autoridades ya han iniciado actuaciones penales contra al menos 65 personas en relación con las protestas pacíficas en curso. Quienes protestan han denunciado actos de hostigamiento oficiales ligados a su presencia en asambleas, que incluyen visitas a sus domicilios y amenazas de enjuiciamiento.