Rusia: Fallo condenatorio basado en cargos falsos contra una periodista por sus comentarios sobre un atentado suicida con explosivos

Ante la noticia, hoy, de que un tribunal de Rusia ha impuesto una fuerte multa a Svetlana Prokopyeva, periodista de Radio Libertad y colaboradora de la emisora de radio Eco de Moscú, por “justificación del terrorismo”, Natalia Zviagina, directora de Amnistía Internacional Rusia, ha declarado:

“Utilizar una legislación antiterrorista de ambigua definición para procesar a una periodista por unos comentarios en la radio demuestra que las autoridades tienen la intención inequívoca de reprimir la libertad de expresión y erosionar aún más la libertad de prensa en Rusia.”

“Tras hacerse con el control de la televisión, los medios impresos y, últimamente, gran parte del contenido de noticias online, las autoridades rusas ahora actúan contra intervenciones en la radio y persiguen a una periodista por expresar libremente sus opiniones.”

Tras hacerse con el control de la televisión, los medios impresos y, últimamente, gran parte del contenido de noticias online, las autoridades rusas ahora actúan contra intervenciones en la radio y persiguen a una periodista por expresar libremente sus opiniones.
Natalia Zviagina, directora de Amnistía Internacional Rusia

“Las autoridades rusas deben anular el fallo condenatorio de Svetlana Prokopyeva y garantizar que la legislación antiterrorista no se utiliza para amordazar a personas críticas con el gobierno, paralizar debates de interés público o penalizar a periodistas independientes.”

Información complementaria

En noviembre de 2018, Svetlana Prokopyeva habló en la radio sobre las causas subyacentes del atentado suicida con explosivos perpetrado contra la jefatura regional del Servicio Federal de Seguridad en Arcángel (noroeste de Rusia), presuntamente cometido por Mikhail Zhlobitsky, de 17 años. En sus comentarios a la radio, publicados más tarde en Internet, afirmó que el atentado, que había herido a tres personas y causado la muerte de Zhlobitsky, era una reacción a la política de mano dura del Estado contra las críticas y su represión de las protestas pacíficas.

En febrero de 2019, Svetlana Prokopyeva fue acusada de “justificación del terrorismo” en aplicación del artículo 205.2 del Código Penal de Rusia, delito punible con hasta siete años de prisión. El 3 de julio de 2020, la Fiscalía del Estado pidió al tribunal una pena de seis años para ella, así como su inhabilitación para ejercer el periodismo durante cuatro años. El 6 de julio fue declarada culpable del delito y condenada a pagar la elevada multa de 500.000 rublos (7.000 dólares estadounidenses).