© Private

Protege a los y las sindicalistas en Malasia

El 2 de junio de 2020, la policía malasia dispersó un piquete pacífico contra una empresa de servicios de limpieza hospitalaria. Una de las quejas de la plantilla era el presunto trato injusto hacia los y las sindicalistas y el insuficiente equipo de protección individual (EPI) para las personas que realizan las tareas de limpieza. Las autoridades detuvieron a cinco sindicalistas, a quienes mantuvieron bajo custodia durante una noche y acusaron de “reunión no autorizada”, vulnerando su derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica.

Al inicio de la pandemia, el personal de limpieza no tenía acceso a equipos de protección personal adecuados para limpiar los pabellones e instalaciones dedicadas a enfermos de COVID-19, lo que lo expuso a la infección. Si bien la situación de los EPI ha mejorado en la mayoría de los hospitales, el Sindicato Nacional de Trabajadores, Auxiliares de Hospital y Servicios Afines ha acusado a la empresa de atacar especialmente al personal de limpieza que desarrolla actividad sindical:

  • modificando su horario de trabajo;
  • trasladando arbitrariamente a los miembros del sindicato a hospitales situados lejos de su vivienda;
  • prohibiendo los debates de temas sindicales entre los comités sindicales en el lugar de trabajo y el personal, incluso durante las pausas para descansar;
  • impidiendo a los miembros del sindicato que hagan horas extra para ganar más;
  • intimidando y amenazando a los miembros del sindicato con iniciar actuaciones disciplinarias contra ellos.

En enero de 2020, el sindicato inició un litigio laboral por ataque contra el sindicato, pero debido a la pandemia la vista judicial se aplazó. El 3 de junio, la empresa publicó una declaración en la que negaba todas las acusaciones del sindicato. Sin embargo, los representantes sindicales legales las mantienen.

Pide al fiscal general que retire todos los cargos contra estas personas.

Los piquetes constituyen un elemento esencial del derecho a la libertad de asociación, y no debería procesarse judicialmente a nadie por reunirse de forma pacífica