Bolivia: Defensores en riesgo ante acusaciones y amenazas de autoridades

Autoridades del más alto nivel gubernamental en Bolivia, incluyendo al presidente Evo Morales y a su ministro de Gobierno Carlos Romero, han acusado y amenazado públicamente a personas y organizaciones defensoras de derechos humanos, críticas de sus políticas, demonizándoles y obstaculizando su importante labor, dijo Amnistía Internacional en un nuevo informe publicado hoy.

El informe Bolivia: Hostilidad contra personas defensoras de derechos humanos, presentado en el contexto del Examen Periódico Universal de Bolivia ante las Naciones Unidas, expone el uso de tácticas de intimidación y estigmatización contra las personas defensoras de derechos humanos y la situación de riesgo y censura que esto ha producido en el país, en un contexto en que el presidente Evo Morales busca la presidencia por cuarta vez.

Es lamentable que en Bolivia el mismo presidente y sus ministros acusen y amenacen públicamente a quienes dedican sus vidas a proteger las libertades y derechos de las personas más vulnerables. Por el contrario, el presidente Evo Morales debe reconocer públicamente la labor de estas personas y garantizar un espacio libre y seguro para que puedan realizar su trabajo en defensa de los derechos humanos,
Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Este informe incluye además otras de las principales preocupaciones de Amnistía Internacional sobre la situación de derechos humanos en Bolivia con motivo del Examen Periódico Universal, al que será sometido este país ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en noviembre de este año.

Entre ellas, se destacan los pedidos a las autoridades bolivianas de garantizar el derecho de los Pueblos Indígenas a ser consultados sobre proyectos que puedan afectarlos, además de fortalecer las capacidades de la Comisión de la Verdad para avanzar en sus investigaciones sobre los crímenes de derecho internacional cometidos durante las dictaduras militares (1964-1982) y llevar ante la justicia a las personas sospechosas de responsabilidad penal.

Amnistía Internacional además ha lanzado una campaña internacional para lograr que las personas que decidan dedicar su vida a defender los derechos humanos en Bolivia puedan hacerlo sin temor a represalias en un espacio libre y seguro. Esta campaña está impulsada en coalición con las organizaciones bolivianas de derechos humanos Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB), la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) y la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas, Campesinos y Áreas Protegidas (CONTIOCAP).