Turquía: La declaración de culpabilidad de unos abogados y abogadas, un fuerte golpe para el derecho a un juicio justo y a la asistencia letrada

En respuesta a la declaración de culpabilidad dictada hoy contra 18 abogados y abogadas acusados de ser “miembros o líderes de una organización terrorista”, Milena Buyum, directora general de campañas sobre Turquía de Amnistía Internacional, que asistió como observadora a las vistas judiciales, ha manifestado:

“Las declaraciones de culpabilidad dictadas hoy son una parodia de justicia y demuestran una vez más la incapacidad de los tribunales, aplastados por la presión política, de celebrar juicios justos.”

Las declaraciones de culpabilidad dictadas hoy son una parodia de justicia y demuestran una vez más la incapacidad de los tribunales, aplastados por la presión política, de celebrar juicios justos.
Milena Buyum, directora general de campañas sobre Turquía de Amnistía Internacional

“Por desgracia, no resulta extraño ver cómo abogados y abogadas que han dedicado su vida a defender los derechos de personas acusadas son sometidos ellos mismos a juicios sumamente deficientes.”

“Después de más de un año en detención preventiva para seis de los abogados, y tres míseras vistas enturbiadas por incumplimientos del derecho a un juicio justo, este procesamiento de motivación política ha alcanzado su absurda conclusión. Estos abogados y abogadas deben ser puestos en libertad de forma inmediata e incondicional, y sus declaraciones de culpabilidad deben ser anuladas.”

Información complementaria

Todos los abogados y abogadas sometidos a juicio pertenecen a la Asociación Progresista de Abogados o de la Oficina Jurídica del Pueblo. Fueron acusados de ser miembros o líderes del grupo armado Partido-Frente Revolucionario de Liberación Popular (DHKP-C).

La acusación contra ellos se basa en declaraciones de testigos, unos secretos y otros cuyo nombre se ha facilitado, y en informes policiales que contienen análisis de los datos digitales de los acusados. Sin embargo, alegando que eso alargaría los procedimientos, el tribunal negó a la defensa la oportunidad de cuestionar esos datos digitales y la fiabilidad de los testigos.

Cinco de los abogados en detención preventiva llevan en huelga de hambre desde el 24 de enero de 2019, en protesta por las violaciones del derecho a un juicio justo que sufrieron durante su procesamiento.

El tribunal separó los casos de Oya Aslan y Günay Dağ, ya que no estaban presentes para ofrecer su defensa desde el comienzo del juicio. Barkın Timtik fue condenado a 18 años y 9 meses por “establecer y liderar una organización terrorista”; Özgür Yılmaz y Ebru Timtik, a 13 años y 6 meses; Behiç Aşçı y Şükriye Erden, a 12 años; Selçuk Kozağaçlı, a 11 años y 3 meses; Engin Gökoğlu, Süleyman Gökten y Aytaç Ünsal, a 10 años y 6 meses; Aycan Çiçek y Naciye Demir, a 9 años; Ezgi Çakır Gökten, a 8 años; Ayşegül Çağatay, Didem Baydar Ünsal, Yaprak Türkmen y Yağmur Ereren Evin, a 3 años y 9 meses; Ahmet Mandacı y Zehra Özdemir, a 3 años y 1 mes.