• NOTICIAS
  • NOTICIAS

Revisión independiente sobre la trágica pérdida de Gaëtan Mootoo, investigador de Amnistía Internacional sobre África Occidental

El movimiento de Amnistía Internacional siente una profunda tristeza por la trágica muerte de nuestro colega Gaëtan Mootoo, investigador para África occidental, que llevaba más de 30 años en la organización. Las autoridades francesas confirmaron que Gaëtan se había quitado la vida; su cuerpo inerte fue hallado en la madrugada del sábado 26 de mayo de 2018.

Tras su fallecimiento, encargamos una revisión externa independiente al objeto de dilucidar si Amnistía Internacional había incumplido su deber de diligencia para con Gaëtan Mootoo, así como delimitar las lecciones que la organización podía extraer de este trágico suceso.

Esta revisión se encargó a James Laddie, abogado de la Corona de Matrix Chambers, en Londres, quien cuenta con una amplia experiencia en derecho laboral. El informe resultante se envió a la familia de Gaëtan y al personal de Amnistía Internacional.

Gaëtan era uno de los empleados que más tiempo llevaban en Amnistía Internacional, y su fallecimiento causó un enorme impacto tanto en la organización como entre las personas que trabajaron con él. Su reconocimiento como investigador legendario era absolutamente justificado. Así se detalla el informe de James Laddie: “Es evidente que llegaba a la vida de la gente de una manera a la que la mayoría sólo puede aspirar.”

En respuesta al proceso de revisión externa, Kumi Naidoo ha emitido hoy la siguiente declaración para todo el personal:

 

Londres, 19 de noviembre de 2018

 

Estimados colegas, amigos y amigas:

 

He recibido ya el informe de James Laddie, abogado de la Corona, sobre su investigación independiente de las circunstancias que precedieron a la muerte de nuestro colega Gaëtan Mootoo. Agradezco el informe y acepto sus conclusiones y recomendaciones. Sé que suscitará importantes reflexiones y enseñanzas dentro de nuestra organización.

En nombre de la Junta Directiva Internacional y del Equipo Superior de Dirección, me gustaría expresar nuestro más hondo pesar por la tragedia ocurrida y por el dolor causado a la familia, amigos y colegas de Gaëtan, que tanto le apreciaban.


Me gustaría manifestar lo difícil que ha sido este momento para todas y todos nosotros, especialmente para quienes conocían bien a Gaëtan. El informe no resulta fácil de leer, porque trae a la memoria no sólo las circunstancias de la muerte de Gaëtan, sino también los difíciles años de cambio organizativo transcurridos, que han afectado a muchas personas.

Tenemos siempre que preguntarnos si deberíamos haber hecho las cosas de otro modo y, sobre todo, qué podemos y debemos hacer ahora para cambiar nuestra forma de actuar. He tenido la oportunidad de hablar de las conclusiones del informe con la familia de Gaëtan, y me gustaría explicar mi respuesta y mi compromiso para con ella y para con el movimiento entero de Amnistía Internacional.

El informe es un devastador relato de la lucha que libró un veterano y respetado colega como consecuencia del cambio organizativo. Las conclusiones del informe me causan honda preocupación, y la trágica muerte de Gaëtan debe hacernos reconocer nuestros fallos.

Esta muerte ensombrece algunas de las prácticas de gestión seguidas durante este periodo de cambio en Amnistía Internacional. El bienestar del personal ha de ser el aspecto esencial, principal y central de nuestro modo de ejercer la dirección y la gestión. Ninguna persona de la organización debe sentirse aislada, infravalorada o ignorada. Puedo asegurarles que la Junta Directiva Internacional, el Equipo Superior de Dirección y yo trabajaremos juntos para garantizar que las recomendaciones formuladas se aplican. Antes del final del año publicaremos un plan detallado y un calendario, especificando cómo puede el personal hacer aportaciones para ayudar a conformar el trabajo sobre el bienestar y el deber de diligencia.

En el informe de James Laddie se señalan dificultades derivadas de nuestra estructura organizativa e incumplimientos de nuestra responsabilidad colectiva de velar por el bienestar del personal y prestarle apoyo. No se culpa a nadie en particular, y me consuela saber que Gaëtan contó con el reconocimiento y el apoyo de su superior directo y con la amable experiencia y aliento de gran parte de sus colegas.

Estoy considerando la posibilidad de introducir cambios en la cultura, la forma de trabajo y la estructura del Equipo Superior de Dirección. Ya me había comprometido anteriormente a hacerlo, y ahora resulta más pertinente que nunca, dadas las críticas que estamos recibiendo. Colaboraré con un experto externo en este proceso y me aseguraré de que tomemos en consideración las conclusiones del informe de James Laddie. Comunicaré mis decisiones a principios del próximo año.

Como ya sabrán, a modo de continuación de la investigación de James Laddie, mi predecesor, Salil, encargó una amplia evaluación de nuestras políticas y procedimientos con el fin de identificar otras medidas que debamos tomar para garantizar que se presta el debido apoyo a nuestro personal y a su bienestar. En esta segunda parte de la investigación externa se formularán recomendaciones específicas para mejorar el enfoque aplicado al bienestar del personal en el Secretariado Internacional. El grupo de expertos elegido por el Grupo de Supervisión para realizar esta tarea es KonTerra. Se trata de un grupo con amplia experiencia en la realización de evaluaciones del deber de diligencia y la atención al personal para organizaciones del sector humanitario y del desarrollo, y nos ayudará a elaborar este plan. El informe se publicará en enero y nos permitirá aprovechar rápidamente las importantes iniciativas que se han tomado ya.

El Equipo Superior de Dirección se ha comprometido plenamente a trabajar conmigo y con todo nuestro movimiento global para restablecer la confianza de quienes integran nuestra organización dando seguimiento a todas las recomendaciones de James Laddie y creando un ambiente de trabajo que haga de Amnistía Internacional un empleador verdaderamente compasivo.

Me gustaría expresar mi agradecimiento y gratitud a James Laddie, que ha realizado el examen independiente, y a Manon Schick, Kate Allen y Seydi Gassama, que componen el Grupo de Supervisión que ha seguido todo el proceso de investigación externa.

Mientras nos esforzamos por mejorar nuestra cultura interna en estos momentos difíciles, pido a todas las personas de Amnistía Internacional que reflexionen sobre las conclusiones de James Laddie y cuiden de sí mismas y de las demás mientras recordamos a Gaëtan e intentamos aprender del pasado.

En particular, pido a los directores y directoras de Sección que compartan con la junta directiva y el personal de sus respectivas entidades esta respuesta de la Dirección y el informe que elaborará KonTerra. La Junta Directiva Internacional, el Equipo Superior de Dirección y yo esperamos sus comentarios y aportaciones para desarrollar nuestra cultura y reajustar nuestras prioridades, por lo que toda propuesta será bienvenida. Sé que, especialmente en nuestras Secciones pequeñas, nos enfrentamos a menudo a situaciones difíciles, y espero que trabajando conjuntamente podamos superar estas dificultades en el futuro.

Tienen todo mi apoyo y les pido que colaboren conmigo y con el Equipo Superior de Dirección en este proceso. Espero también que, quienes lo deseen, contacten conmigo o con otros miembros de equipo directivo en las próximas semanas para compartir sus ideas, su pesar, sus críticas o sus consejos.

Atentamente,

 

Kumi Naidoo

Secretario general

Amnistía Internacional

Advertencia: El contenido de este informe puede herir su sensibilidad, por lo que su lectura les puede resultar complicada; por favor, ténganlo en cuenta antes de leerlo y pidan ayuda si lo necesitan.