Siria: La población civil de Idlib, todavía en peligro mientras se aproxima el final del plazo de la zona “desmilitarizada”

A su regreso de una visita sobre el terreno a Raqqa, en Siria, el nuevo secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, ha descrito la terrible destrucción y la absoluta devastación humana que ha presenciado, un año después de que concluyera la batalla en la que la coalición encabezada por Estados Unidos y las Fuerzas Democráticas Sirias utilizaran potencia de fuego masiva para expulsar de la ciudad al grupo armado autodenominado Estado Islámico.

“Lo que vi en Raqqa me conmovió hasta lo más hondo. La ciudad es un cascarón: edificios bombardeados, apenas agua corriente o electricidad, el hedor de la muerte flotando en el aire... El que aquí pueda vivir alguien desafía la lógica y da testimonio de la notable resistencia de la población civil de la ciudad”, ha manifestado.

“Los ataques de la coalición encabezada por Estados Unidos no sólo mataron a cientos de civiles, sino que también desplazaron a decenas de miles, que ahora están regresando a una ciudad en ruinas, mientras muchas otras personas se consumen en campamentos.”

Lo que vi en Raqqa me conmovió hasta lo más hondo. La ciudad es un cascarón: edificios bombardeados, apenas agua corriente o electricidad, el hedor de la muerte flotando en el aire...
Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional

“Igual de terrible es la realidad a la que se enfrenta la población civil que sobrevive en muchas otras ciudades en las que fuerzas sirias y rusas han destruido hospitales y centros médicos, escuelas e infraestructuras, privando a la gente de sus derechos básicos y de sus hogares.”

“Puesto que en tres días se cumple el plazo para establecer la zona desmilitarizada en Idlib, temo que la población civil de allí corra una suerte similar si las partes en conflicto renuncian al acuerdo. Tal como mencionó el presidente Bachar al Assad en su última declaración a los medios de comunicación, este acuerdo es sólo temporal, lo que significa que la población civil podría no gozar de protección durante mucho tiempo, especialmente quienes viven fuera de la zona.”

Amnistía Internacional ha pedido a Rusia, Turquía e Irán que impidan otra catástrofe humanitaria en Idlib, uno de los últimos reductos de la oposición en Siria. Se ha conseguido crear una zona desmilitarizada, que sólo protege a una fracción de la población de la provincia pero debe garantizar la protección de toda el área.

Puesto que en tres días se cumple el plazo para establecer la zona desmilitarizada en Idlib, temo que la población civil de allí corra una suerte similar si las partes en conflicto renuncian al acuerdo.
Kumi Naidoo

La población siria se ha acostumbrado a las promesas incumplidas sobre la seguridad, especialmente por parte de Rusia y del gobierno sirio. Vigilaremos la implementación de la zona desmilitarizada y seguiremos exponiendo las violaciones del derecho internacional humanitario cometidas por todas las partes del conflicto contra civiles que viven dentro y fuera de la zona. Tenemos los ojos puestos en Idlib, y el resto de la comunidad internacional no debe apartar la mirada. Nuestros temores por la población civil de Idlib se basan en el historial del gobierno sirio de desprecio absoluto hacia los principios fundamentales de humanidad.”

Amnistía Internacional ha documentado decenas de ataques ilegales a la población civil y a bienes de carácter civil por parte del gobierno sirio, con el apoyo de Rusia e Irán, y por parte de grupos armados de oposición, apoyados por Turquía y otros Estados. Decenas de miles de civiles han muerto o han sufrido mutilaciones en los ataques ilegales lanzados por el gobierno sirio. Decenas de miles han sido sometidos a desaparición forzada, detención arbitraria y tortura. Millones de personas se han visto obligadas a desplazarse internamente y privadas de la comida y otros artículos necesarios para sobrevivir, por no mencionar a los miles de civiles desplazados forzosamente por el gobierno sirio tras soportar espantosos asedios y campañas de bombardeos por parte de las fuerzas gubernamentales y, en menor medida, de grupos armados de oposición.

“Todas las partes, incluidos el gobierno sirio y sus aliados y la coalición encabezada por Estados Unidos, deben proporcionar reparación completa a las víctimas y a sus familias. No sólo están incumpliendo esta obligación. Además, el gobierno sirio sigue cometiendo crímenes de guerra que incluyen ataques deliberados contra civiles en la Guta oriental y Daraa, desplazando forzosamente a miles de personas e impidiendo a las agencias humanitarias proporcionar ayuda para la supervivencia a quienes permanecen en esas áreas”, ha manifestado Kumi Naidoo.