• Artículo

El más alto tribunal de la Unión Europea ordena a Polonia detener la purga del Tribunal Supremo


El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) decidió hoy que las autoridades de Polonia deben detener el nombramiento de nuevos jueces para el Tribunal Supremo mientras comprueba si la nueva ley sobre el Tribunal Supremo de Polonia es compatible con el derecho de la Unión Europea. Ha pedido a las autoridades polacas que restablezcan la composición del Tribunal Supremo anterior a abril de 2018, cuando la ley entró en vigor.

En respuesta a la noticia, Covadonga de la Campa, directora interina de la Oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas, declaró:

La resolución judicial de hoy deja claro que es inaceptable que Polonia ignore los principios más fundamentales de la UE, en contra del sumario penal abierto ante el más alto tribunal de la Unión Europea.
Covadonga de la Campa, directora interina de la Oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas

“La resolución judicial de hoy deja claro que es inaceptable que Polonia ignore los principios más fundamentales de la UE, en contra del sumario penal abierto ante el más alto tribunal de la Unión Europea.”

“Si las autoridades polacas no cumplen plenamente esta resolución judicial vinculante de forma inmediata, mostrarían claramente, una vez más, su más absoluto desprecio hacia Estado de derecho.”

“Las autoridades polacas están designando a nuevos jueces apresuradamente pese al procedimiento de infracción y los procedimientos en curso en virtud del artículo 7. Es alarmante que, pese a que el Estado de derecho es una de las piedras angulares de la Unión Europea, la situación haya llegado tan lejos.”

“Deponer a un tercio de los jueces del Tribunal Supremo no es sino una purga y un intento de ejercer control político sobre la judicatura. La iniciativa de la Comisión Europea para detener las acciones del gobierno es una medida positiva en relación con una cuestión de enorme importancia no sólo para Polonia sino para la Unión Europea en su conjunto.”

Si desean más información o concertar una entrevista, pónganse en contacto con Sorina Juglan (sorina.juglan@amnesty.org) o Alison Abrahams (alison.abrahams@amnesty.org), o llamen al 0483 680 812.mailto:Alison.abrahams@amnesty.org

Información complementaria

La ley polaca sobre el Tribunal Supremo, que entró en vigor el 3 de abril de 2018, adelanta la edad de jubilación de los magistrados de ese tribunal de los 70 a los 65 años, lo que deja a aproximadamente un tercio de sus miembros al borde de la jubilación forzosa, incluyendo al presidente, cuyo mandato concluye en 2020, de acuerdo con la Constitución de Polonia.

El 24 de septiembre, la Comisión Europea llevo al gobierno polaco ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por considerar que la ley polaca sobre el Tribunal Supremo es incompatible con el derecho de la UE, ya que socava el principio de independencia judicial, incluida la inamovilidad de los jueces. La Comisión Europea también pidió al TJUE que ordenase medidas cautelares provisionales, restableciendo el Tribunal Supremo de Polonia a su situación antes del 3 de abril de 2018.

En diciembre de 2017, la Comisión Europea inició los llamados procedimientos en virtud del artículo 7.1 del Tratado de la Unión Europea en relación con Polonia, incoando un proceso que podría conducir a la imposición de sanciones, entre ellas la pérdida de derechos de voto en la UE. Hasta ahora, las autoridades polacas han mostrado muy poca disposición a retractarse de sus reformas de la judicatura impugnadas, pese a las peticiones claras de lo contrario de la Comisión Europea, líderes de la UE, la Comisión Venecia y numerosos organismos y organizaciones nacionales e internacionales más.