Hungría: El Parlamento Europeo rechaza políticas que erosionan derechos y libertades fundamentales

  • Amnistía Internacional cuenta con portavoces en Estrasburgo.

En respuesta a la decisión del Parlamento Europeo de activar procedimientos del artículo 7 para Hungría, Berber Biala-Hettinga, experta de Amnistía Internacional sobre derechos humanos en la UE, ha declarado:

En la votación histórica realizada hoy, el Parlamento Europeo ha defendido acertadamente a la población húngara y a la UE. Ha dejado claro que los derechos humanos, el Estado de derecho y los valores democráticos no son objeto de negociación.
Berber Biala-Hettinga, experta de Amnistía Internacional sobre derechos humanos en la UE

“Una mayoría rotunda de miembros del Parlamento Europeo ha rechazado hoy y ha condenado las retrógradas políticas del gobierno húngaro, que están apartando a Hungría de la senda de los valores comunes de la UE. Hungría pertenece firmemente a la UE, pero desde luego la xenofobia y la falta de respeto por los derechos y las libertades fundamentales no pertenecen a la Unión.”

“Hoy, los miembros del Parlamento Europeo han defendido lo correcto. Los Estados miembros de la Unión Europea deben ahora seguir su ejemplo y emprender acciones urgentes antes de que Hungría se deslice hacia un gobierno arbitrario más allá del punto de no retorno.”

Información complementaria

Hoy, el Parlamento Europeo ha votado a favor de apoyar una propuesta de activar procedimientos en virtud del artículo 7.1 del Tratado de la Unión Europea (TUE) en respuesta a la preocupación por el alarmante retroceso de Hungría en materia de derechos fundamentales y el Estado de derecho.

El artículo 7 del TEU permite a la UE promover y salvaguardar sus principios fundadores, como el Estado de derecho y el respeto por los derechos y libertades fundamentales.

Si el Consejo Europeo concluye por unanimidad que el gobierno de Hungría está cometiendo una “violación grave y persistente” de los principios fundadores de la UE, los procedimientos del artículo 7 pueden conducir, en última instancia, a sanciones tales como la suspensión de los derechos de voto de Hungría en el Consejo.

Innumerables organizaciones, entre ellas la Comisión Europea, organismos de la ONU y el Consejo de Europa, así como organizaciones de la sociedad civil de Hungría y de otros lugares de la UE, han llamado reiteradamente la atención hacia la falta de respeto de los derechos fundamentales y el Estado de derecho mostrada por Hungría en los últimos años.

Amnistía Internacional, el Comité Húngaro de Helsinki y la Unión Húngara por las Libertades Civiles han llamado la atención hacia las alarmantes novedades ocurridas desde que el partido gobernante, Fidesz, repitió su victoria electoral en las elecciones de abril de 2018.

El informe sobre el cual el Parlamento Europeo votó el 12 de septiembre enumeraba múltiples motivos de honda preocupación en Hungría. Esos motivos de preocupación incluían el funcionamiento del sistema constitucional del país, la independencia del poder judicial, la libertad de expresión, la libertad de asociación, el derecho a la igualdad de trato, los derechos de las personas pertenecientes a minorías (incluidas romaníes y judías), los derechos fundamentales de las personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas, y muchos más.