Países Bajos: Más de 50 demandas acechan a Shell en vísperas de su asamblea general anual

Mientras el gigante petrolero Shell se prepara para su reunión anual de accionistas en La Haya mañana, Amnistía Internacional está llamando la atención de sus inversores sobre decenas de demandas nacionales e internacionales en curso contra la empresa que podrían costarle millones.

Décadas de prácticas empresariales irresponsables han metido a Shell en un laberinto legal.
Mark Dummett, investigador de Amnistía Internacional sobre Empresas y Derechos Humanos

Amnistía Internacional ha sumado fuerzas con otras cuatro ONG —Global Witness, Groninger Bodem Beweging, Greenpeace y Milieudefensie— para montar una exposición “pop-up” en la reunión con los detalles de 16 de las demandas en curso contra Shell.

“Décadas de prácticas empresariales irresponsables han metido a Shell en un laberinto legal. El personal y los inversores de Shell se reúnen mañana a la sombra de más de 50 demandas relacionadas con su implicación en abusos históricos contra los derechos humanos, corrupción y destrucción medioambiental”, ha dicho Mark Dummett, investigador de Amnistía Internacional sobre Empresas y Derechos Humanos.

“Queremos abrir los ojos a los inversores sobre el coste humano y medioambiental del absoluto desprecio de Shell por todo lo que no sean sus márgenes de beneficios. Por eso, toda persona que mañana cruce la puerta de esa reunión se encontrará con las fotografías de los demandantes que batallan contra Shell para reclamar justicia, y con los datos de las escandalosas denuncias que se están presentando contra la empresa.”

La exposición resaltará 16 demandas, entre ellas:

  • Una demanda presentada contra Shell en junio de 2017 por cuatro mujeres nigerianas que acusan a la empresa de complicidad en los homicidios ilegítimos de sus esposos en 1995. La ejecución de “los nueve ogonis” fue la culminación de una campaña militar brutal para acallar las protestas contra la contaminación causada por Shell.
  • Las investigaciones criminales abiertas por seis países (Estados Unidos, Italia, Nigeria, Países Bajos, Reino Unido y Suiza) sobre la implicación de Shell en prácticas de corrupción en Nigeria.
  • Una serie de demandas presentadas por ciudades y condados de Estados Unidos, y una investigación de la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas relacionada con la contribución al cambio climático de Shell y otras empresas energéticas.
  • Una investigación criminal neerlandesa sobre daños sísmicos causados por operaciones de Shell y ExxonMobil en Groningen (Países Bajos).

Mientras, Shell volverá a comparecer mañana ante un tribunal de Londres con motivo de una disputa legal en curso con la comunidad Bodo, del delta del Níger, por el hecho de que Shell no haya limpiado la contaminación de dos vertidos masivos en 2008.

“El hecho de que esta importante vista judicial coincida con la reunión anual de Shell demuestra la asombrosa frecuencia con que Shell está compareciendo ante los tribunales”, ha dicho Mark Dummett.

Amnistía Internacional y las demás organizaciones piden a los inversores que ejerzan su influencia en la gestión de Shell para garantizar que la empresa mejora su historial en materia de medio ambiente y derechos humanos.