Brasil: El gobierno no debe desplegar fuerzas armadas para detener huelga nacional

El gobierno federal de Brasil debe detener su despliegue de fuerzas militares para despejar las carreteras bloqueadas por los conductores de camión en huelga, ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

En virtud de esta orden, anunciada la tarde del viernes, el gobierno brasileño autorizó a las fuerzas armadas —por primera vez desde el final del régimen militar en 1985— a ejercer funciones de aplicación de la ley y poner fin a alteraciones cívicas de ámbito nacional.

“La función de las fuerzas armadas no es disolver protestas, reuniones o huelgas. El Estado debe respetar nuestros derechos humanos a la libertad de expresión y de reunión pacífica”, ha afirmado Jurema Werneck, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Brasil.

“Las personas que protestan y las autoridades competentes deben negociar una resolución pacífica de cualquier desacuerdo. Enviar a las fuerzas armadas es una respuesta desproporcionada a esta huelga que podría dar lugar a una grave escalada de violencia.”

“Las personas que protestan y las autoridades competentes deben negociar una resolución pacífica de cualquier desacuerdo. Enviar a las fuerzas armadas es una respuesta desproporcionada a esta huelga que podría dar lugar a una grave escalada de violencia.”
Jurema Werneck, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Brasil