Conversaciones de paz de Corea: Una oportunidad perdida para los derechos humanos

En respuesta a la declaración conjunta emitida tras las conversaciones entre los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur en Panmunjeom, Arnold Fang, investigador de Amnistía Internacional sobre Asia Oriental, ha manifestado:

“Hay que ver la declaración con cauto optimismo, pero la ausencia casi total de los derechos humanos en la agenda de hoy ha sido una oportunidad perdida.”

“Son unas conversaciones sin precedente, pero no se debe evitar plantear directamente a Kim Jong-un y su gobierno la difícil situación de los derechos humanos en Corea del Norte. Es imperativo no dejar de lado los derechos humanos en las conversaciones que puedan entablarse en el futuro, pues su protección está intrínsecamente ligada a la paz y la seguridad.”

“Las dos Coreas deben tomar ahora medidas concretas para abordar las violaciones de derechos humanos cometidas como consecuencia directa de la guerra. Se han roto familias, y ambos gobiernos deben trabajar juntos para posibilitar el contacto periódico entre sus miembros, especialmente entre los que quedaron separados en contra de su voluntad.”

“Los líderes de ambos bandos no deben utilizar ya la seguridad nacional como excusa para restringir el ejercicio de los derechos humanos, sobre todos de los derechos a la libertad de expresión y de opinión, la libertad de pensamiento y la libertad de circulación. La expresión de esperanza de libertad de circulación entre las dos Coreas es positiva, pero ahora debe cumplirse.”