Israel: La deportación no es “voluntaria” si la alternativa es la detención indefinida o un riesgo grave de daño

Ante la declaración del gobierno de Israel ante el Tribunal Superior de que detendrá las deportaciones forzosas de solicitantes de asilo eritreos y sudaneses a “terceros países”, Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, ha manifestado:

“Aunque acogemos con satisfacción la declaración del gobierno de Israel ante el Tribunal Superior de que detendrá las deportaciones forzosas de solicitantes de asilo eritreos y sudaneses a ‘terceros países’, aún hay motivos que suscitan enorme preocupación.

Israel sigue llevando a cabo lo que llama deportaciones “voluntarias”, aunque en realidad no hay nada voluntario en ellas, pues las personas eritreas y sudanesas solicitantes de asilo acceden a ellas bajo presión. Israel sigue teniendo la obligación de no transferir a ninguna persona a un país donde corra un peligro real de sufrir violaciones graves de derechos humanos o donde no estaría protegida frente a esta transferencia.
Magdalena Mughrabi, directora adjunta para Oriente Medio y el Norte de África

“Israel sigue llevando a cabo lo que llama deportaciones ‘voluntarias’, aunque en realidad no hay nada voluntario en ellas, pues las personas eritreas y sudanesas solicitantes de asilo acceden a ellas bajo presión. Israel sigue teniendo la obligación de no transferir a ninguna persona a un país donde corra un peligro real de sufrir violaciones graves de derechos humanos o donde no estaría protegida frente a esta transferencia.

“Amnistía Internacional seguirá observando de cerca las deportaciones de personas eritreas y sudanesas solicitantes de asilo por parte de Israel”.