Guinea Ecuatorial: Libertad para un humorista gráfico encarcelado sin cargos durante dos meses

Las autoridades de Guinea Ecuatorial deben poner en libertad inmediata e incondicional a un humorista gráfico de actitud crítica que ya ha pasado dos meses en la cárcel por criticar las violaciones de derechos humanos cometidas en el país. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

Ramón Esono Ebalé fue detenido el 16 de septiembre de 2017 en la capital, Malabo. Aunque según la legislación de Guinea Ecuatorial un sospechoso no puede permanecer detenido sin cargos más de 72 horas, Esono lleva detenido dos meses pero aún no ha sido acusado formalmente. Los fiscales dicen que unos testigos lo han acusado de dirigir una organización implicada en blanqueo de dinero y falsificación, acusaciones que él niega categóricamente.

En este último ejemplo de detención y reclusión arbitrarias, las autoridades de Guinea Ecuatorial han lanzado acusaciones infundadas contra Ramón Esono Ebalé, que sencillamente disfrutaba de su derecho a ejercer la libertad de expresión mediante su arte.
Marta Colomer, responsable de campañas de Amnistía Internacional sobre África Occidental

“En este último ejemplo de detención y reclusión arbitrarias, las autoridades de Guinea Ecuatorial han lanzado acusaciones infundadas contra Ramón Esono Ebalé, que sencillamente disfrutaba de su derecho a ejercer la libertad de expresión mediante su arte”, ha manifestado Marta Colomer, responsable de campañas de Amnistía Internacional sobre África Occidental.

“Ramón es un preso de conciencia que lleva consumiéndose en la cárcel 60 días, detenido exclusivamente por su activismo pacífico. Debe ser puesto en libertad de forma inmediata e incondicional.”

El tribunal aún no ha respondido a una petición enviada por los abogados de Ramón el 9 de octubre para contrainterrogar a los testigos de cargo. Los abogados de Ramón creen que no habrá causa contra él una vez que demuestren que los testigos están dando falso testimonio, pero temen que las autoridades estén utilizando tácticas dilatorias para mantener al humorista en prisión.

Si el tribunal no responde a su petición antes del 30 de noviembre, día en que concluye el año judicial en Guinea Ecuatorial, Ramón podría permanecer encarcelado hasta al menos el 16 de enero.

La esposa de Ramón, Eloísa Vaello Marco, que está en el extranjero, ha dicho a Amnistía Internacional:

“Ramón utiliza sus dibujos para satirizar al gobierno de Guinea Ecuatorial y denunciar las cosas que considera injustas. Lo hace mediante un inteligente sentido del humor que le brota del corazón. Sus herramientas son las imágenes, los dibujos, los vídeos, las ilustraciones y las animaciones.”

Trastornada por la falta de contacto con su esposo desde la detención de éste, Eloísa añadió:

“Es muy doloroso. Desde que está en prisión, sólo he podido hablar con él una vez. Fue cuando se celebró su vista ante el tribunal. Sólo pudimos intercambiar unas palabras. Desde entonces no ha sido posible la comunicación con él, pero intento enviarle mensajes de ánimo y confianza a través de sus hermanas, con las que hablo a diario.”

Los familiares de Ramón en Malabo pueden visitarlo en prisión. Han dicho a Amnistía Internacional que está bien de salud, que está animado y que le permiten seguir dibujando.

Una de sus hermanas dijo a Amnistía Internacional:

“Hay momentos de tristeza, pero tratamos de mantenernos fuertes. Su hijo de 17 años, que estás aquí con nosotros, se echó a llorar la primera vez que lo visitó en la cárcel. Todos creemos que mi hermano no hace falsificaciones. Es sólo una acusación falsa, y eso ha quedado muy claro desde su primer día de su detención.”

Su hijo de 17 años, que estás aquí con nosotros, se echó a llorar la primera vez que lo visitó en la cárcel. Todos creemos que mi hermano no hace falsificaciones.
Hermana de Ramón

El 2 de noviembre, la Red Internacional de Derechos de Dibujantes anunció que Ramón había sido galardonado con el Premio a la Valentía en las Caricaturas Editoriales de 2017. Este galardón anual se concede a los dibujantes que demuestren gran valor y entrega en el ejercicio de su profesión y de la libertad de expresión.

“Llevamos muchos años presenciando el uso de la detención y la reclusión arbitrarias para intentar silenciar las voces disidentes en Guinea Ecuatorial”, ha manifestado Marta Colomer.

“Hay que poner fin a estas prácticas, y la liberación de Ramón Esono Ebalé sería un buen punto de partida.”