Filipinas: Es preciso un cambio fundamental de política para detener la asesina “guerra contra las drogas”

En respuesta a la noticia de que el presidente filipino Rodrigo Duterte ha reducido la participación policial en las operaciones contra las drogas en favor de la Agencia de Control de Drogas, James Gomez, director de Amnistía Internacional para el Sudeste Asiático y Oceanía, ha manifestado:

La oleada de homicidios ilegítimos, que pueden constituir crímenes de lesa humanidad, continuará por más que quienes disparan lleven otros uniformes.
James Gomez, director de Amnistía Internacional para el Sudeste Asiático y Oceanía

“El anuncio de hoy tendrá escaso impacto significativo mientras el gobierno de Duterte mantenga su política fundamental de apoyo a las ejecuciones extrajudiciales de presuntos autores de delitos de drogas. La oleada de homicidios ilegítimos, que pueden constituir crímenes de lesa humanidad, continuará por más que quienes disparan lleven otros uniformes.

“El presidente Duterte ya retiró una vez a la policía de las operaciones de drogas, en enero de este año, y la volvió a incorporar semanas después. Tememos que esta vez se trate también de una breve medida de relaciones públicas con que responder a la creciente indignación popular por las numerosas víctimas de la guerra contra las drogas, que son en su mayoría pobres y entre las que hay niños y niñas.

“En vez de ello, las autoridades de Filipinas deben apuntar de inmediato a un claro cambio de política para adoptar un enfoque que respete y proteja los derechos humanos y poner fin a su asesina “guerra contra las drogas” de una vez por todas. Es también esencial que haya rendición de cuentas por los miles de homicidios cometidos ya, muchos de ellos por agentes de policía, y se pidan responsabilidades a los autores.”