Unión Europea: Los países de la UE han cumplido menos de un tercio de sus promesas de reubicación y asilo

Los países europeos han incumplido rotundamente sus compromisos de reubicar a personas solicitantes de asilo desde Grecia e Italia, ha declarado Amnistía Internacional, cuando el periodo de dos años en el que estas personas pueden acogerse al plan de reubicación termina el 26 de septiembre de 2017.

“Dos años después de acordar este plan, la mayoría de los Estados miembros de la UE les han fallado de forma fundamental a las personas refugiadas y solicitantes de asilo, eludiendo sus responsabilidades y dejando abandonadas en Italia y Grecia a miles de personas”, ha afirmado Iverna McGowan, directora de la oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas.

La mayoría de los Estados miembros de la UE les han fallado de forma fundamental a las personas refugiadas y solicitantes de asilo, eludiendo sus responsabilidades y dejando abandonadas en Italia y Grecia a miles de personas.
Iverna McGowan, Amnistía Internacional

“No se trata de hablar de boca para afuera de hacer lo correcto para las personas refugiadas y solicitantes de asilo, sino de una obligación legal. Ahora los países de la UE deben dar un paso adelante y cumplir sus promesas o arriesgarse a ser llevados ante el Tribunal Europeo y a la posibilidad de enfrentarse a duras sanciones.”

Entre los peores infractores figuran Polonia y Hungría, que se han negado a aceptar a ni una sola persona solicitante de asilo de Italia y Grecia. Eslovaquia, que impugnó sin éxito el plan de reubicación ante el Tribunal Europeo, sólo ha aceptado a 16 de las 902 personas solicitantes de asilo que le fueron asignadas, y la República Checa a 12 de 2.691.

España ha cubierto sólo el 13,7% de su cuota; Bélgica, el 25,6%; Países Bajos, el 39,6% y Portugal, el 49,1 %.

Malta es el único país de la UE que ha cubierto toda su cuota. Noruega y Liechtenstein entraron en el plan de forma voluntaria y ambos han cumplido sus compromisos de reubicar a 1.500 y 10 personas, respectivamente.

Cabe destacar que Finlandia ha acogido a 1.951 solicitantes de asilo (el 94% de su compromiso legal); por su parte, Irlanda ha recibido a 459 solicitantes de asilo (el 76,5% de su compromiso legal).

Amnistía Internacional pide a los gobiernos europeos que den un paso adelante en sus esfuerzos para cumplir las cuotas que se les asignaron en el plan de reubicación y que acepten a personas con necesidades de protección que están en Italia y Grecia por otros medios, como visados de trabajo y procedimientos rápidos de reagrupación familiar.

El plan de reubicación, acordado en septiembre de 2015, ofrecía a las personas solicitantes de asilo la oportunidad de reconstruir su vida en condiciones de seguridad tras sobrevivir a la guerra y la persecución y después, a peligrosas travesías para llegar a Europa. En Grecia, donde miles de solicitantes de asilo sin peticiones de reagrupación familiar están atrapados desde el cierre de la frontera entre Grecia y Macedonia en marzo de 2016, la reubicación es una de las pocas opciones formales de que dispone la mayoría de las personas para trasladarse sin riesgos a otros países europeos.

Todas las personas que lleguen a Grecia e Italia antes de que se termine el próximo plazo deben tener derecho a la reubicación.
Iverna McGowan, Amnistía Internacional

Las personas solicitantes de asilo que llegaron a las islas griegas tras la firma del acuerdo UE-Turquía el 20 de marzo de 2016 están ilegítimamente excluidas del plan de reubicación y muchas de ellas siguen atrapadas en las islas.

“Todas las personas que lleguen a Grecia e Italia antes de que se termine el próximo plazo deben tener derecho a la reubicación. Además de permitirles que continúen con su vida en condiciones de seguridad y dignidad, estas personas aliviarían la presión y mejorarían las condiciones de las islas griegas, que se han deteriorado con el aumento de llegadas durante los meses de verano”, ha añadido Iverna McGowan.

Una vez finalizado el plazo para que las personas solicitantes de asilo puedan acogerse al plan de reubicación, los gobiernos pueden, y deben, seguir reubicando a las que ya tienen derecho a ello, en consonancia con sus obligaciones.