China: El juicio del destacado activista el “Carnicero” es una farsa cruel

Las autoridades chinas deben poner fin a la persecución que sufre el destacado activista Wu Gan y dejarlo en libertad de inmediato y sin condiciones, ha manifestado Amnistía Internacional en vísperas de su juicio el próximo lunes.

El juicio de Wu Gan es una farsa cruel. Simplemente se le está castigando por negarse poner fin a sus innovadoras y legítimas campañas por la justicia en China.
Patrick Poon, investigador de Amnistía Internacional sobre China

Wu Gan, conocido por el seudónimo del “Carnicero Súper Vulgar”, va a ser juzgado a puerta cerrada en Tianjin por el cargo de “subvertir el poder del Estado”, delito punible con una condena máxima de cadena perpetua. El tribunal afirma que el juicio debe celebrarse a puerta cerrada porque en las pruebas hay “información confidencial”.

“El juicio de Wu Gan es una farsa cruel, porque es inimaginable que sea juzgado con garantías en un procedimiento abierto por motivos políticos. Simplemente se le está castigando por negarse poner fin a sus innovadoras y legítimas campañas por la justicia en China.

“La decisión de las autoridades de celebrar el juicio a puerta cerrada parece un vergonzoso y calculado intento de impedir que la manifiesta injusticia que van a cometer contra Wu Gan se someta a examen.

Wu Gan lleva casi 27 meses detenido en espera de juicio. Ha dicho a sus abogados que durante este tiempo lo han torturado, y también se ha impedido a su familia visitarlo.

El destacado activista fue detenido en una manifestación celebrada en mayo de 2015 ante un juzgado para protestar por presunto error de la justicia cometido en un caso de pena de muerte de 2000. Los cuatros hombres condenados a muerte en esa causa resultaron absueltos posteriormente, en 2016, y recibieron sendas indemnizaciones de 2,27 millones de yuanes (aproximadamente 340.000 dólares estadounidenses) por haber sido condenados erróneamente.

“Es una amarga ironía que la lucha de Wu Gan por la justicia para otra persona al final le haya costado a él la libertad”, ha dicho Patrick Poon.

Tras su detención, los medios de comunicación oficiales condenaron la vida privada y el activismo anterior de Wu Gan

Desde 2009, Wu Gan realiza una destacada labor de activismo en China, y es reconocido por sus tácticas innovadoras para relacionar acciones dentro y fuera de Internet, sensibilizando sobre los abusos contra los derechos humanos y recaudando fondos online en apoyo de sus actividades.

Poco antes de su detención, y en un intento de conseguir pruebas sobre el caso, había ofrecido una recompensa económica por cualquier vídeo de los mortales disparos que dos policías habían efectuado contra un hombre en Qing’An, en la provincia de Heilongjiang.

Antes de ser detenido, trabajaba de auxiliar administrativo en el despacho de abogados Fengrui de Pekín, que ha llevado muchos casos delicados. El despacho ha estado en el punto de mira de las autoridades durante la reciente represión ejercida contra los abogados de derechos humanos, y los medios de comunicación oficiales lo han acusado de estar en el centro de una “importante banda criminal”. Casi 250 abogados y activistas han sido víctimas de la represión.