Ruanda: Decenios de ataques, represión y homicidios marcan las elecciones que se celebrarán el mes que viene

Dos decenios de ataques a la oposición política, a los medios de comunicación independientes y a los defensores de los derechos humanos han creado un clima de miedo en Ruanda antes de las elecciones que se celebrarán el próximo mes, ha advertido hoy Amnistía Internacional en un nuevo informe.

La organización insta al gobierno a impedir el hostigamiento a candidatos de la oposición y sus simpatizantes antes de las elecciones de agosto, así como a iniciar reformas de gran alcance que abran el espacio político antes de las elecciones de 2024, de forma que sea posible un verdadero debate y la libre expresión de opiniones diferentes.

Desde que el partido gobernante, el Frente Patriótico Ruandés, tomó el poder hace 23 años, los ruandeses se han enfrentado a enormes obstáculos, a menudo letales, para participar en la vida pública y expresar sus críticas contra las políticas gubernamentales.
Muthoni Wanyeki, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos

“Desde que el partido gobernante, el Frente Patriótico Ruandés, tomó el poder hace 23 años, los ruandeses se han enfrentado a enormes obstáculos, a menudo letales, para participar en la vida pública y expresar sus críticas contra las políticas gubernamentales. El clima en que se celebrarán las próximas elecciones es la culminación de años de represión”, ha afirmado Muthoni Wanyeki, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos.

“Las muertes y desapariciones forzadas de 2017 deben enmarcarse en el contexto de muchos años de violencia similar por la que todavía nadie ha rendido cuentas. En un contexto tan aterrador, no es de extrañar que los posibles detractores del gobierno se autocensuren y que haya un debate político limitado antes de las elecciones.”

El informe documenta cómo políticos de la oposición, periodistas y defensores de los derechos humanos han sufrido limitaciones de sus derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión pacifica en los dos decenios posteriores al genocidio. Han sido encarcelados, atacados físicamente —e incluso asesinados— y obligados a exiliarse o a guardar silencio.

Casos recientes

En el caso más reciente, Jean Damascene Habarugira, representante local del partido político de oposición Fuerzas Democráticas Unidas, no inscrito en el registro oficial, desapareció tras ser citado a reunirse con un funcionario encargado de la seguridad local. En un comunicado de prensa emitido por Fuerzas Democráticas Unidas se aseguraba que unos días después, el 8 de mayo de 2017, la familia de Jean Damascene había recibido aviso para recoger su cadáver del hospital. Según afirma el comunicado, Jean Damascene fue asesinado por oponerse a la política de planificación agrícola del gobierno.

La historia de represión política en Ruanda y los ataques a figuras de la oposición y a voces disidentes en el contexto de elecciones anteriores reprimen el debate político y hacen que, quienes podrían alzar la voz, se lo piensen dos veces antes de correr el riesgo.
Muthoni Wanyeki, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos

En el período previo a las elecciones, los posibles candidatos presidenciales también han estado en el punto de mira. El 3 de mayo de 2017, Diane Rwigara anunció que iba a presentarse a la presidencia como candidata independiente. En los meses previos al anuncio de su candidatura, Diane Rwigara había hablado abiertamente sobre temas como la pobreza, la injusticia y la falta de libertad de expresión y, sólo unos días después de anunciar su candidatura, se filtraron y difundieron en las redes sociales fotos en las que aparecía desnuda, en lo que muchos consideraron una campaña de desprestigio.

Tanto Diane Rwigara como Philippe Mpayimana, otro aspirante a candidato presidencial, denunciaron que sus representantes habían sido acosados e intimidados mientras recogían las firmas necesarias para apoyar sus candidaturas. La Comisión Electoral no los incluyó en la lista provisional de candidatos calificados, aduciendo que les faltaba documentación, y les dio cinco días para subsanarlo. Está previsto que hoy se presente la lista definitiva de candidatos.

Periodistas y sociedad civil, en el punto de mira

El gobierno ruandés también ha reprimido la libertad de prensa. Los periodistas han sido encarcelados, acosados e incluso asesinados, y muchos se han visto forzados a exiliarse a lo largo de los años. En 2016, al menos tres periodistas fueron detenidos después de investigar cuestiones delicadas, como la corrupción o posibles muertes sospechosas.

Debe comprometerse a que todos los ruandeses puedan disfrutar plenamente de sus derechos a la libertad de expresión y asociación.
Muthoni Wanyeki, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos

Los defensores de los derechos humanos independientes que critican las políticas gubernamentales o a los que se considera opositores al gobierno han sufrido diferentes tipos de ataques y restricciones en Ruanda. Las ONG están sujetas a complejos y costosos procesos para inscribirse en el registro oficial y se ha utilizado el difuso cargo de promover “la ideología del genocidio” contra organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales que son críticas con el gobierno.

“La historia de represión política en Ruanda y los ataques a figuras de la oposición y a voces disidentes en el contexto de elecciones anteriores reprimen el debate político y hacen que, quienes podrían alzar la voz, se lo piensen dos veces antes de correr el riesgo”, ha dicho Muthoni Wanyeki.

“El gobierno de Ruanda debería empezar por impedir las restricciones y el hostigamiento a candidatos de la oposición y sus simpatizantes en las próximas elecciones de agosto de 2017. Debe comprometerse a que todos los ruandeses puedan disfrutar plenamente de sus derechos a la libertad de expresión y asociación.”

Información general

Los ruandeses acudirán a las urnas el 4 de agosto de 2017 para elegir a su nuevo presidente.

El actual presidente, Paul Kagame, ha ocupado el cargo durante dos mandatos, pero volverá a presentarse a la reelección tras los cambios constitucionales introducidos después del referéndum de diciembre de 2015 que le permiten presentarse a un tercer mandato. Muchos ruandeses y observadores internacionales creen que será reelegido.

Cinco candidatos de la oposición e independientes presentaron la documentación de sus candidaturas en junio de 2017, pero sólo Paul Kagame y Frank Habineza, del Partido Verde Democrático de Ruanda, fueron incluidos en la lista provisional de candidatos calificados publicada el 27 de junio. A los demás se les dio cinco días para completar su documentación. La Comisión Electoral publicará el 7 de julio la lista final de candidatos calificados para presentarse a las elecciones.