• Artículo
  • Artículo

Singapur: Ejecutado ciudadano malasio condenado por drogas en juicio injusto

Respondiendo a la noticia de la ejecución hoy en Singapur del ciudadano malasio Prabagaran Srivijayan, James Gomez, director de Amnistía Internacional para el Sudeste Asiático y Oceanía, ha afirmado:

“Esta ejecución es una escandalosa violación del derecho humano a la vida. El hecho de que esta pena cruel se haya aplicado después de un juicio colmado de deficiencias hace que esta vulneración del derecho internacional resulte más inquietante si cabe.

Esta ejecución es una escandalosa violación del derecho humano a la vida.
James Gomez, director de Amnistía Internacional para el Sudeste Asiático y Oceanía

“El hecho de que hubiera un recurso pendiente de resolución sobre este caso en su país de origen en el momento de la ejecución, y que su juicio hubiera suscitado graves motivos de preocupación en cuanto a imparcialidad, subraya el flagrante desprecio por el debido proceso en circunstancias profundamente dudosas.”

Información complementaria

Prabagaran Srivijayan fue declarado culpable de tráfico de drogas y se le impuso la pena de muerte preceptiva en 2012, tras encontrarse 22,24 gramos de diamorfina en el apoyabrazos de un automóvil que había tomado prestado. Prabagaran Srivijayan mantuvo en todo momento su inocencia.

El equipo jurídico de Prabagaran Srivijayan planteó graves motivos de preocupación en relación con la imparcialidad de su juicio, como el hecho de que no se siguieran pistas y no se citara a testigos clave que habrían corroborado su versión de los hechos.

Sus representantes legales también iniciaron un procedimiento en Malasia en marzo de 2017 para instar a este país a solicitar la intervención de la Corte Internacional de Justicia, y el Tribunal de Apelación estaba examinando todavía un recurso sobre el asunto. Las salvaguardias internacionales para las personas condenadas a muerte afirman con claridad que la pena de muerte no debe llevarse a cabo mientras haya recursos pendientes de resolución.

Se había presentado ante el Tribunal de Apelación de Singapur una solicitud de aplazamiento de la ejecución, que fue desestimada el 13 de julio.