Bahréin: Defensora de los derechos humanos acusada de terrorismo

Su único delito es su valentía para criticar el atroz historial del gobierno en materia de derechos humanos.
Samah Hadid, directora de Campañas para Oriente Medio de Amnistía Internacional

La decisión de las autoridades bahreiníes de presentar cargos por terrorismo contra Ebtisam al Saegh, defensora de los derechos humanos que está detenida desde el 3 de julio de 2017, es un mazazo para los derechos humanos en el país; así lo ha afirmado Amnistía Internacional.

Ebtisam al Saegh ya fue torturada —incluidas agresiones sexuales— por miembros de la Agencia de Seguridad Nacional de Bahréin cuando estuvo en detención el pasado mes de mayo.

“Ebtisam al Saegh es presa de conciencia y debe quedar en libertad de inmediato y sin condiciones. Su único delito es su valentía para criticar el atroz historial del gobierno en materia de derechos humanos. Acusándola de terrorismo por su trabajo relacionado con los derechos humanos, el gobierno bahreiní trata de intimidar y silenciar a la sociedad civil de Bahréin”, ha afirmado Samah Hadid, directora de Campañas para Oriente Medio de Amnistía Internacional.

“Amnistía Internacional tiene razones de peso para creer que Ebtisam al Saegh corre peligro de sufrir tortura y otros malos tratos. Cuando la detuvieron en mayo de 2017, fue golpeada y agredida sexualmente por miembros de la Agencia de Seguridad Nacional. Nos inquieta profundamente su bienestar.”

“Debe haber un clamor de indignación pública por el deterioro de la situación en Bahréin. El gobierno británico, que insiste en que Bahréin está en la senda de la reforma en materia de derechos humanos, guarda un silencio clamoroso y vergonzoso, que parece haber contribuido a envalentonar al gobierno bahreiní para cometer más violaciones de derechos humanos.”

El 18 de julio de 2017, en presencia de un abogado, Ebtisam al Saegh fue acusada por la Fiscalía para los Delitos de Terrorismo de “utilizar la labor de derechos humanos como tapadera para comunicarse y cooperar con Al Karama Foundation, proporcionándole información y noticias falsas sobre la situación en Bahréin y así debilitar su posición en el extranjero”. Lleva seis meses detenida en espera de que concluya la investigación.

Ebtisam al Saegh fue detenida el 3 de julio de 2017 tras publicar comentarios en Twitter sobre los abusos infligidos a mujeres detenidas en el centro de detención para mujeres de Ciudad Isa. Desde entonces permanece en huelga de hambre, en señal de protesta por su detención, su falta de acceso a familiares y por el hecho de que no se permita a su representante letrado estar presente en su interrogatorio a pesar de haberlo solicitado expresamente en varias ocasiones.

Amnistía Internacional tuvo conocimiento de que estaba siendo interrogada durante 12 o 13 horas al día en un lugar no revelado. Cuando no era sometida a interrogatorio, permanecía recluida en régimen de aislamiento en el centro de detención para mujeres de Ciudad Isa, en las afueras de Manama.

El 15 de julio, Nabeel Rajab, destacado defensor de los derechos humanos y preso de conciencia, contó a la familia que había visto a Ebtisam al Saegh en una camilla en el centro médico del Ministerio del Interior en Al Qalaa y había preguntado si ella había sufrido un accidente de automóvil. Desconocía que había sido detenida.

Según el esposo de Ebtisam al Saegh, quien pudo visitarla unos minutos el 16 de julio, entonces estaba en silla de ruedas.