Egipto: Ley sobre ONG amenaza con aniquilar a los grupos de derechos humanos


Una nueva ley firmada por el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi, que impone a las ONG unas restricciones de una dureza sin precedentes, podría ser la condena a muerte para los grupos de derechos humanos del país, ha declarado hoy Amnistía Internacional.

“Este es un golpe catastrófico para los grupos de derechos humanos de Egipto. La severidad de las restricciones impuestas por esta ley amenaza con aniquilar las ONG del país, en un momento en el que la escalada de la represión de la disidencia por las autoridades hace que su labor sea más importante que nunca”, ha afirmado Najia Bounaim, directora de campañas para el Norte de África de Amnistía Internacional.

“La ley, que confiere al gobierno facultades extraordinarias para controlar las ONG e impone duras penas y multas por cualquier vulneración de sus draconianas estipulaciones, es la última estratagema de las autoridades egipcias para silenciar todas las voces disidentes.”

Tras la aprobación de la ley por el Parlamento en noviembre de 2016, Amnistía Internacional pidió al presidente que no la firmase porque entraba en conflicto con la Constitución y las obligaciones internacionales de Egipto. Sin embargo, el presidente firmó la ley sin abordar ninguno de los motivos de preocupación expuestos por las organizaciones egipcias e internacionales de derechos humanos.

En los últimos tres años, las autoridades egipcias vienen orquestando una campaña selectiva contra las organizaciones de derechos humanos merced a la cual se ha impuesto la prohibición de viajar a 24 de ellas y se han congelado los activos de siete grupos y 10 personas.

Recientemente, los jueces de instrucción citaron a dos directores de ONG: Mohamed Zaree, del Instituto Cairota de Estudios de Derechos Humanos, y Mustafa el Hassan, del Centro Jurídico Hisham Mubarak. Ambos fueron puestos en libertad bajo fianza.

Incluso la semana pasada se intensificaron las medidas represivas contra otras voces críticas. El 23 de mayo, las autoridades egipcias detuvieron al ex candidato a la presidencia Khaled Ali, acusándolo de cometer actos que violaban la moral pública.

La fiscalía lo puso en libertad bajo fianza al segundo día y lo remitió a juicio. Las autoridades también han bloqueado recientemente más de 21 sitios web, entre ellas los de las destacadas plataformas de noticias Mada Masr y Daily News Egypt.

“Hace demasiado tiempo que la comunidad internacional cierra los ojos ante la constante erosión de los derechos humanos en Egipto, alentando así a las autoridades a intensificar sus ataques contra las críticas pacíficas sin temor a tener que rendir cuentas”, ha añadido Najia Bounaim.

“Les pedimos que presionen con urgencia a las autoridades egipcias para que cierren la investigación penal en curso sobre la labor de los grupos de derechos humanos que, junto con la nueva ley, tendrá consecuencias devastadoras para estos derechos en Egipto.”

Información complementaria

La Ley 70 de 2017 concede a las ONG de Egipto un año para cumplir sus disposiciones so pena de ser disueltas por los tribunales.

Entre sus restricciones figura la prohibición de realizar investigaciones sobre el terreno y encuestas sin autorización del gobierno, lo que obliga a las ONG a adaptar sus actividades a las prioridades y planes de las autoridades o enfrentarse a un máximo de cinco años de prisión.

La ley confiere asimismo a las autoridades amplias facultades para disolver ONG, destituir a su junta de administración y someter a su personal a enjuiciamiento penal basándose en expresiones formuladas de forma imprecisa, como “perjudicar la unidad nacional y perturbar el orden público”.