Bahréin: Primera causa civil remitida a un tribunal militar

Las autoridades de Bahréin han remitido una causa civil para que sea juzgada por un tribunal militar por primera vez desde 2011, después de que el rey de Bahréin ratificase una desastrosa reforma constitucional en abril de 2017. La fiscalía bahreiní ha remitido hoy al tribunal militar el caso de Fadhel Sayed Abbas Hasan Radhi, víctima de desaparición forzada.

“Es una acción vergonzosa de las autoridades destinada a sembrar el miedo en el corazón de la población. También es un duro golpe a la justicia en Bahréin. Los juicios militares en Bahréin son manifiestamente injustos. Y juzgar a civiles ante tribunales militares es contrario a las normas internacionales”, ha declarado Samah Hadid, directora adjunta de Campañas de la Oficina Regional de Amnistía Internacional en Beirut.

“La decisión de trasladar el caso de Fadhel Sayed Abbas Hasan Radhi al tribunal militar debe anularse inmediatamente. Fadhel Sayed debe tener acceso inmediato a una representación legal adecuada, ser informado de los cargos formulados contra él y ser juzgado por un tribunal civil, con arreglo a las normas internacionales sobre imparcialidad procesal.”

Juzgar a civiles ante tribunales militares es contrario a las normas internacionales.
Samah Hadid, directora adjunta de Campañas de la Oficina Regional de Beirut

Fadhel Sayed Abbas Hasan Radhi estuvo sometido a desaparición forzosa más de siete meses tras ser detenido el 29 de septiembre de 2016 por agentes del Departamento de Investigación Criminal en el domicilio de su familia en Ciudad Hamad, al suroeste de la capital, Manama. Durante ese tiempo no se le permitió acceder a un abogado y estuvo aislado del mundo exterior, lo que suscitó el temor de que fuera víctima de tortura y otros malos tratos bajo custodia. A la organización le preocupa asimismo que pueda haber sido coaccionado para hacer una “confesión” que se utilice como prueba durante su juicio ante el tribunal militar.

No se comunicó a su familia dónde se lo llevaban ni los motivos de su detención, y ésta no tuvo noticias de él hasta dos semanas después, cuando llamó por primera vez y les dijo dónde estaba. Desde entonces, la familia sólo ha tenido contacto telefónico muy esporádico con él.

Pese a las numerosas gestiones que han hecho tanto la familia de Fadhel Radhi como Amnistía Internacional ante la fiscalía y el Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior —que tiene el mandato de investigar todas las denuncias de tortura y otros malos tratos—, no se había recibido ninguna respuesta hasta que esta mañana la fiscalía comunicó a la familia que se había remitido el caso al tribunal. El abogado de Fadhel Radhi no ha sido informado de esta decisión ni se le ha facilitado ninguna información sobre el expediente de su cliente ni los cargos formulados contra él.

Amnistía Internacional teme que también sea remitido a un tribunal militar el caso de Al Sayed Alawi Hussain al Alawi, que lleva más de seis meses en situación de desaparición forzada, aislado del mundo exterior desde su detención en octubre de 2016 y sin acceso a un abogado; también se desconocen los cargos formulados contra él y sigue estando expuesto a sufrir tortura u otros malos tratos.