Afganistán: El atentado de Kabul es un horrible acto de violencia deliberada

En respuesta al atentado con explosivos cometido hoy en Kabul, que se ha cobrado la vida de 80 personas y ha causado heridas al menos a 350, Horia Mosadiq, investigadora de Amnistía Internacional sobre Afganistán, ha declarado:

“El atentado de Kabul es un horrible acto de violencia y un desgarrador recordatorio del precio que la población civil afgana sigue pagando en un conflicto en el que los grupos armados la atacan deliberadamente y el gobierno no la protege.

“Debe llevarse a cabo una investigación inmediata, imparcial y efectiva que haga justicia a las víctimas. La población civil no debe ser atacada nunca, en ninguna circunstancia.

La tragedia de hoy muestra que el conflicto de Afganistán no se está acabando, sino que se está ampliando peligrosamente, de un modo que debería alarmar a la comunidad internacional.
Horia Mosadiq, investigadora de Amnistía Internacional sobre Afganistán


“La tragedia de hoy muestra que el conflicto de Afganistán no se está acabando, sino que se está ampliando peligrosamente, de un modo que debería alarmar a la comunidad internacional.

“La Corte Penal Internacional debe cumplir su promesa de investigar los crímenes de guerra que se cometen en el país y hacer que los responsables rindan cuentas de sus actos.”

Información complementaria

Desde la retirada de las fuerzas militares internacionales de Afganistán al final de 2014, la situación en materia de seguridad se ha deteriorado gravemente en el país, donde aumenta el número de víctimas civiles y se agudiza la crisis de desplazamiento interno. Los talibanes controlan más territorio que nunca desde 2001.

En abril, la Misión de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) publicó un informe sobre las víctimas civiles cuyos datos documentan que ha habido 715 personas muertas y 1.466 heridas en el primer trimestre de 2017.

El mayor número de víctimas civiles se ha producido en Kabul, la capital afgana, seguida de las provincias de Helmand, Kandahar y Nangarhar.