Irán: Suspendan la ejecución inminente de dos hombres detenidos cuando eran adolescentes

Las autoridades iraníes deben suspender urgentemente la inminente ejecución de dos presos que llevan tiempo en el corredor de la muerte y que eran menores de edad en el momento de su detención, ha declarado hoy Amnistía Internacional.

La ejecución de Mehdi Bahlouli, que lleva más de 15 años en el corredor de la muerte, está prevista para mañana por la mañana en la prisión de Karaj’s Raja’i Shahr. Un tribunal penal de Teherán lo condenó a la pena capital en noviembre de 2001 por el apuñalamiento mortal de un hombre cometido durante una pelea. En el momento del delito tenía 17 años.

El segundo hombre, Peyman Barandah, será ejecutado tres semanas después, el 10 de mayo, en la Prisión Central de Shiraz, provincia de Fars. Detenido a los 16 años, fue declarado culpable en agosto de 2012 del apuñalamiento mortal de un adolescente en una pelea y lleva casi cinco años en el corredor de la muerte.

“La ejecución de estos dos jóvenes sería una escandalosa vulneración del derecho internacional de los derechos humanos y consolidaría la posición de Irán como uno de los primeros verdugos de menores del mundo”, ha afirmado Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Mehdi Bahlouli lleva toda su vida de adulto en el corredor de la muerte. Su terrible suplicio es el paradigma de la crueldad del sistema de justicia de menores de Irán, que condena periódicamente a muerte a menores infractores vulnerando el derecho internacional de los derechos humanos y luego los somete a largos periodos en el corredor de la muerte. La angustia y el tormento de vivir a la sombra del patíbulo también constituye un trato cruel e inhumano.”

La ejecución de estos dos jóvenes sería una escandalosa vulneración del derecho internacional de los derechos humanos y consolidaría la posición de Irán como uno de los primeros verdugos de menores del mundo.
Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Oriente Medio y el Norte de África

La familia de Mehdi Bahlouli ha contado a Amnistía Internacional que recibió una llamada de la prisión el sábado para informarla de que acudiera a su última visita. Mehdi fue recluido en régimen de aislamiento el domingo como paso previo a la ejecución.

El Código Penal Islámico de 2013 de Irán, recientemente reformado, permite a los jueces sustituir la pena de muerte por una pena alternativa si determinan que el menor no comprendía la naturaleza de su delito o sus consecuencias, o si existen dudas sobre su “desarrollo mental y madurez”.

En enero de 2017 fue denegada la petición un nuevo juicio de Mehdi Bahlouli. Esta decisión contradice flagrantemente la declaración de las autoridades iraníes ante el Comité de los Derechos del Niño de la ONU en enero de 2016 de que “todos los adolescentes menores de 18 años en el momento de cometer el delito son sometidos a un nuevo juicio [en aplicación del nuevo Código Penal Islámico iraní de 2013] y el Tribunal Supremo anula sus sentencias anteriores.”

“Las autoridades iraníes han promocionado el Código Penal Islámico de 2013 como prueba de que el país se está alejando de la imposición de la pena de muerte a menores de edad. Sin embargo, estas dos ejecuciones programadas demuestran que estas afirmaciones son retórica vacía”, prosiguió Philip Luther.

“En lugar de intensificar la angustia psicológica y el sufrimiento de los menores abandonándolos durante largos periodos en el corredor de la muerte, Irán debe modificar con urgencia su Código Penal para abolir totalmente el uso de la pena de muerte por delitos cometidos por menores de 18 años, conmutar todas las penas de muerte impuestas a menores y decretar una moratoria oficial de las ejecuciones.”

Información complementaria

Desde que comenzó el año, Amnistía Internacional ha recibido informes que indican que dos jóvenes, Arman Bahrasemani y Hassan Hassanzadeh, fueron ejecutados por delitos cometidos cuando eran menores de 18 años. La organización teme que la cifra real de ejecuciones podría ser muy superior.

Amnistía Internacional ha identificado los nombres de al menos 90 personas que eran menores de edad cuando cometieron el delito por el que fueron condenadas a la pena capital que están actualmente en el corredor de la muerte en todo Irán. Muchas de ellas están desde hace tiempo en el corredor de la muerte, en algunos casos más de una década. Algunas ejecuciones han sido programadas y después aplazadas o suspendidas en el último momento en múltiples ocasiones, agravando el sufrimiento de los condenados.

En enero de 2017, las autoridades iraníes programaron la ejecución de otros dos hombres detenidos cuando eran menores de edad: Sajad Sanjari y Hamid Ahmadi. Ambas ejecuciones se suspendieron en el último momento debido a la indignación internacional que suscitaron.

Según el informe de Amnistía Internacional sobre condenas a muertes y ejecuciones en 2016, Irán llevó a cabo al menos 567 ejecuciones el pasado año, de las que dos como mínimo fueron de personas menores de 18 años en el momento en que cometieron el delito. La organización ha recibido información que indica que entre las personas ejecutadas podría haber otros cinco menores.