Estados Unidos: Liberación inminente de una joven madre con un tumor cerebral recluida en un centro de detención para inmigrantes

Sara Beltrán Hernández, joven madre de 26 años que huyó de la violencia en El Salvador y ha estado 15 meses detenida por la Oficina de Inmigración y Aduanas estadounidense en Texas, ha recibido la libertad bajo fianza. Se espera que esta tarde sea puesta en libertad para reunirse con su familia y buscar tratamiento para su tumor cerebral.

Amnistía Internacional había hecho campaña por su liberación y había movilizado a sus 1,2 millones de miembros en todo el país para que inundaran a la Oficina de Inmigración y Aduanas con peticiones de libertad para Sara.

Es inconcebible que se trate como delincuentes a quienes huyen de la violencia y el peligro. Solicitar asilo no debería significar renunciar a tus derechos humanos en el proceso.
Eric Ferrero, Amnistía Internacional Estados Unidos.

“Sara y su familia están encantados de que finalmente pueda estar con sus seres queridos y recibir atención médica después de permanecer detenida injustamente más de 400 días”, ha manifestado Eric Ferrero, de Amnistía Internacional Estados Unidos.

“Sara no debería haber estado recluida durante tanto tiempo, para empezar, no digamos ya con un problema médico. Es inconcebible que se trate como delincuentes a quienes huyen de la violencia y el peligro. Solicitar asilo no debería significar renunciar a tus derechos humanos en el proceso.”

A Sara le permitirán vivir con su familia en Nueva York mientras se procesa su solicitud de asilo. Según el derecho tanto estadounidense como internacional, las personas que llegan a Estados Unidos pueden pedir asilo si temen por su seguridad en su país de origen, y sus derechos humanos deben protegerse mientras se examinan sus solicitudes.

AI Estados Unidos envió el 22 de febrero al Departamento de Seguridad Nacional una carta en la que subrayaba que las autoridades de inmigración sólo debían utilizar la detención como último recurso, y que debía concederse la libertad condicional a quienes sufren emergencias médicas, no entrañan riesgo de fuga y no constituyen una amenaza para la seguridad pública. La carta decía que Sara Beltrán Hernández encaja en estos criterios, y debía ser puesta en libertad de inmediato.