Israel: La detención sin cargos de periodista palestino en huelga de hambre es “injusta y cruel”

La detención administrativa por las autoridades israelíes del periodista palestino Muhammed al Qiq es injusta y cruel, ha declarado Amnistía Internacional después de que un juez militar aprobase una orden que confirma su detención durante tres meses y que puede renovarse indefinidamente.

Muhammed al Qiq, que fue sometido a régimen de aislamiento tras el arresto, está en huelga de hambre desde el 6 de febrero como protesta por su detención. Según su abogado, su salud se ha deteriorado en las últimas semanas y necesita tratamiento médico especializado. Israel utiliza la detención administrativa para encarcelar indefinidamente sin cargos ni juicio a palestinos y palestinas, basándose en pruebas secretas.

“La decisión de hoy de aprobar la detención administrativa de Muhammed al Qiq es una afrenta a la justicia. La detención administrativa en Israel, que se usa sobre todo para detener a palestinos y palestinas sin cargos ni juicio, es arbitraria y abusiva. Las autoridades israelíes deben poner fin a esta práctica, que constituye en sí misma un trato cruel e inhumano, de una vez por todas”, afirmó Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

La detención administrativa en Israel, que se usa sobre todo para detener a palestinos y palestinas sin cargos ni juicio, es arbitraria y abusiva.
Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África

El abogado de Muhammed al Qiq, que pudo visitarlo hace una semana, dijo que parecía frágil, había perdido mucho peso y tenía dolores de espalda debido a sus nefastas condiciones de reclusión. Las autoridades israelíes, tras negarse inicialmente a atender la petición de su abogado de que lo trasladaran a un hospital, lo llevaron finalmente la semana pasada al centro médico de la prisión de Ramleh.

“En lugar de prolongar el sufrimiento en detención de Muhammed al Qiq, las autoridades israelíes deberían acusarlo de un delito legítimo o dejarlo en libertad. Mientras tanto, debe ser trasladado a un hospital civil para recibir el tratamiento especializado que necesita”, dijo Magdalena Mughrabi.

Muhammed al Qiq fue detenido por las fuerzas de seguridad israelíes el 15 de enero de 2017 en un puesto de control cerca de Ramala, cuando regresaba a casa después de una manifestación.

Esta no es la primera vez que Muhammed al Qiq es sometido a una orden de detención administrativa. En noviembre de 2015 fue detenido y recluido siete meses sin cargos ni juicio. Mantuvo una huelga de hambre de 94 días como protesta por su detención, su salud se deterioró drásticamente y finalmente fue puesto en libertad. Su esposa, Faiha, dijo a Amnistía Internacional que está especialmente débil en estos momentos porque su cuerpo no se ha recuperado del todo de los efectos de la huelga de hambre anterior.

Si desean más información sobre el caso de Muhammed al Qiq o emprender acciones al respecto, hagan clic aquí.