Eslovenia: Las enmiendas a la Ley de Extranjería privan de protección a las personas refugiadas

La nueva legislación aprobada esta tarde priva a las personas refugiadas y solicitantes de asilo de las protecciones que tienen derecho a recibir según el derecho de la Unión Europea (UE) y el derecho internacional, y supone un grave retroceso para los derechos humanos en Eslovenia, ha afirmado Amnistía Internacional.

En lugar de reconocer a los refugiados y solicitantes de asilo como personas que huyen de los horrores de la guerra y necesitan protección, estas enmiendas los tratan como un peligro para la seguridad nacional.
Jelena Sesar

La reforma de la Ley de Extranjería contempla medidas especiales de excepción que niegan la entrada a las personas que llegaran a las fronteras y permiten expulsar automáticamente a los migrantes y refugiados que hayan entrado de forma irregular en Eslovenia, sin evaluar debidamente sus solicitudes de asilo o los riesgos que correrían si regresasen.

“En lugar de reconocer a los refugiados y solicitantes de asilo como personas que huyen de los horrores de la guerra y necesitan protección, estas enmiendas los tratan como un peligro para la seguridad nacional y los privan de protecciones básicas establecidas en el derecho internacional”, ha manifestado Jelena Sesar, investigadora de Amnistía Internacional sobre los Balcanes y la Unión Europea.

“Al cerrar herméticamente sus fronteras a estas personas desesperadas y dar la espalda a sus obligaciones internacionales, Eslovenia ha tomado la misma ruta indecorosa que sus vecinos Hungría y Austria. Es algo profundamente lamentable para un país que tradicionalmente ha considerado los derechos humanos como uno de sus valores básicos y que ha sido un verdadero líder en la región.”

Los países de los Balcanes deben abstenerse de emplear medidas para expulsar automáticamente y privar de protección a refugiados, migrantes y solicitantes de asilo, muchos de los cuales son menores no acompañados que huyen de la guerra y la persecución.