Al negar su traslado a un hospital, las autoridades iraníes ponen en peligro la vida de un activista en estado crítico

Las autoridades iraníes deben trasladar de inmediato a Arash Sadeghi, defensor de los derechos humanos encarcelado que ayer terminó su huelga de hambre, al hospital, para que pueda recibir la atención médica especializada y urgente que necesita. Así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

Arash Sadeghi se puso en huelga de hambre en octubre de 2016 en protesta por el encarcelamiento de su esposa, la escritora y defensora de los derechos humanos Golrokh Ebrahimi Iraee, encarcelada por escribir una historia de ficción sobre la lapidación. A raíz de la indignación mundial, finalmente fue puesta en libertad ayer con un permiso temporal.

Estaba previsto que Arash Sadeghi fuera trasladado anoche desde la Prisión de Evin, en Teherán, a un hospital. Sin embargo, fuentes fidedignas y bien informadas han dicho a Amnistía Internacional que las autoridades de la prisión se han negado a trasladarlo.

“La demora en trasladar a Arash Sadeghi a un hospital es cruel, inhumana y degradante. Su estado es crítico, y debe recibir sin demora el tratamiento especializado y urgente que podría salvarle la vida. Al no autorizar su traslado al hospital, las autoridades iraníes están jugando cruelmente con su vida e incumpliendo su obligación, contraída en virtud del derecho internacional, de proporcionarle acceso a atención médica adecuada”, ha manifestado Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

La demora en trasladar a Arash Sadeghi a un hospital es cruel, inhumana y degradante.
Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Oriente Medio y el Norte de África

Arash Sadeghi sufre múltiples síntomas y problemas de salud, entre ellos inflamación e infección severa de los pulmones, bajadas severas de la presión sanguínea, arritmias, dificultades para respirar, náuseas y vómitos de sangre. Durante su huelga de hambre perdió más de 20 kilos. Los médicos han expresado preocupación por el daño renal a largo plazo, y calculan que aproximadamente el 70% del riñón derecho y el 20% del izquierdo no le están funcionando.

Esta mañana temprano fue trasladado al hospital penitenciario tras empezar a vomitar sangre y a sufrir una fuerte tos, náuseas y dolor abdominal. Allí le administraron medicación contra las náuseas, analgésicos y fluidos intravenosos antes de devolverlo a su celda.

Los hospitales penitenciarios de Irán sólo ofrecen servicios médicos muy básicos, como medición de la presión sanguínea, administración de inyecciones y de fluidos intravenosos y prescripción de medicación. Los presos como Arash Sadeghi, con enfermedades graves, deben ser trasladados a centros médicos fuera de la prisión para recibir tratamiento.

El trato que las autoridades iraníes han dado a Arash Sadeghi ha sido absolutamente deplorable
Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Oriente Medio y el Norte de África

“El trato que las autoridades iraníes han dado a Arash Sadeghi ha sido absolutamente deplorable Primero lo encarcelaron injustamente, luego ignoraron su protesta legítima contra el encarcelamiento injusto –durante semanas– de su esposa, y ahora le niegan la atención médica urgente. Deben dejar de poner en peligro su salud y su vida y ordenar su traslado inmediato a un hospital, en espera de su libertad incondicional”, ha manifestado Philip Luther.

Información general

Arash Sadeghi lleva desde junio de 2016 cumpliendo una condena de 15 años de cárcel por sus actividades pacíficas de derechos humanos. Su esposa, Golrokh Ebrahimi Iraee, había sido condenada a seis años de prisión por cargos entre los que se encontraba “insultar a santidades islámicas”. La petición de Golrokh Ebrahimi Iraee de que se revise judicialmente su caso está en la actualidad pendiente ante el Tribunal Supremo de Irán. Amnistía Internacional los considera a ambos presos de conciencia.

En un informe titulado Health taken hostage: Cruel denial of medical care in Iran’s prisons y publicado en julio de 2016, Amnistía Internacional documentó un patrón de negación a presos políticos de la atención médica especializada oportuna fuera de la prisión, a menudo como acto deliberado de las autoridades judiciales, en especial la Fiscalía y las administraciones penitenciarias.

 

Documento público

****************************************

Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres llamando al número

+44 (0)20 7413 5566 o +44 (0) 777 847 2126

correo-e: press@amnesty.org

Twitter: @amnestypress

Amnistía Internacional, Secretariado Internacional, 1 Easton St., London WC1X 0DW, Reino Unidos