Bahréin: Dirigente de la oposición, condenado a nueve años de cárcel en una sentencia injusta y arbitraria

En otro golpe a la libertad de expresión en el país, un Tribunal de Apelación de Bahréin ha confirmado hoy la condena de nueve años de cárcel impuesta al dirigente bahreiní de oposición Sheikh Ali SalmaAlin tras un nuevo juicio. En respuesta al fallo, Samah Hadid, directora adjunta de Campañas sobre Oriente Medio para Amnistía Internacional, ha declarado:

“El sorprendente fallo de hoy es otro ejemplo del flagrante desprecio de Bahréin por el derecho a la libertad de expresión. Sheikh Ali Salman es preso de conciencia. Lo encarcelaron únicamente por reafirmar pacíficamente la voluntad de su partido de llegar al poder en Bahréin, responder a las exigencias de reforma del levantamiento de 2011 y exigir responsabilidades por las violaciones de derechos humanos. En lugar de castigarlo por sus críticas pacíficas, las autoridades de Bahréin deben ordenar que sea puesto inmediatamente en libertad incondicional.”

El sorprendente fallo de hoy es otro ejemplo del flagrante desprecio de Bahréin por el derecho a la libertad de expresión.
Samah Hadid, directora adjunta de campañas de la oficina regional de Amnistía Internacional en Beirut.

“La comunidad internacional no puede seguir mirando hacia otro lado ante la implacable persecución de las autoridades bahreiníes contra los críticos del gobierno y los activistas de derechos humanos con el único propósito de reprimir cualquier forma de disidencia u oposición pacífica. En lugar de ignorar las críticas del expediente de derechos humanos de Bahréin, sus aliados internacionales deben utilizar su influencia para presionar en favor de la liberación de Sheikh Ali Salman y de todas las personas presas de conciencia en Bahréin.”

Sheikh Ali Salman es el secretario general del principal partido de oposición de Bahréin, la Sociedad Nacional Islámica Al Wefaq, disuelto en julio de 2016. Tras ser condenado en 2015, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria también pidió a las autoridades bahreiníes su liberación inmediata. En la primera apelación, la condena inicial de cuatro años se multiplicó por más del doble, a nueve años. En octubre de 2016, el Tribunal de Casación dio un paso en la dirección correcta al rechazar la ampliación de la condena y ordenar un nuevo juicio.