Rusia: Autoridades de Moscú bloquean intentos de Amnistía Internacional para resolver el cierre de oficina

Aunque el precinto sorpresivo de la oficina de Amnistía Internacional realizado por las autoridades de la ciudad de Moscú obstaculizará nuestro trabajo diario, nuestro personal continuará enfrentándose a las violaciones de derechos humanos y abusos cometidos en Rusia y en el extranjero, indicó la organización.

Hasta ahora, los intentos para solucionar este asunto han sido bloqueados por las autoridades municipales, quienes alegaron falsamente que Amnistía Internacional tenía atrasos en el pago de la renta de las instalaciones y terminaron el contrato de arrendamiento de la organización en un claro caso de procedimiento viciado.

“Si las autoridades no están dispuestas a resolver esta situación, muy pronto empezará a ser visto como un movimiento deliberado para obstruir nuestro trabajo de defensa de los derechos humanos en Rusia. Cada minuto que pasa es más difícil no ver este incidente a través del prisma de la represión generalizada contra la sociedad civil rusa”, dijo John Dalhuisen, director de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

Si las autoridades no están dispuestas a resolver esta situación, muy pronto empezará a ser visto como un movimiento deliberado para obstruir nuestro trabajo de defensa de los derechos humanos en Rusia. Cada minuto que pasa es más difícil no ver este incidente a través del prisma de la represión generalizada contra la sociedad civil rusa
John Dalhuisen, director de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central

“Seguiremos intentando llegar a la verdad de por qué sucedió esto y resolver la situación con las autoridades pertinentes para que podamos continuar con nuestro crucial y legítimo trabajo. Todo esto se está haciendo más difícil por el silencio de las autoridades de la ciudad de Moscú.”

Todo esto se está haciendo más difícil por el silencio de las autoridades de la ciudad de Moscú.”

Cuando el personal de Amnistía Internacional en Moscú llegó a la oficina en la mañana del 2 de noviembre se encontró las cerraduras cambiadas, la electricidad cortada y la puerta precintada con un aviso de la autoridad municipal. La organización no había recibido ninguna advertencia previa y no tiene aún una explicación por estas acciones.

Más tarde, la autoridad municipal sobre propiedades de Moscú —que ha arrendado el inmueble a Amnistía Internacional por más de 20 años— emitió una declaración a los periodistas alegando que la organización no había pagado el alquiler.

Esta afirmación se puede demostrar como falsa. Amnistía Internacional tiene documentos que prueban que se ha pagado el alquiler, hasta octubre de este año, lo cual fue reconocido verbalmente esta mañana por un funcionario en la sección de finanzas del Departamento Estatal sobre Propiedades de la Administración de la Ciudad de Moscú, quien alegó que no podía certificarlo por escrito pues la organización ya no era formalmente una arrendataria. Los intentos de llegar a altos funcionarios del citado departamento han sido infructuosos.

Que hayan cambiado nuestras cerraduras y nos hayan cortado la luz ha sido sin duda un contratiempo pero esto no nos callará ni impedirá que sigamos en pie de lucha por los derechos humanos en Rusia.
John Dalhuisen

“Que hayan cambiado nuestras cerraduras y nos hayan cortado la luz ha sido sin duda un contratiempo pero esto no nos callará ni impedirá que sigamos en pie de lucha por los derechos humanos en Rusia”, dijo John Dalhuisen.