Egipto: Indignante negativa a dejar en libertad a superviviente de tortura y desaparición

La negativa de las autoridades egipcias a dejar en libertad a Islam Khalil, que fue torturado y sometido a desaparición forzada durante 122 días, es un alarmante retroceso más de los derechos humanos en Egipto, ha manifestado Amnistía Internacional.

Islam Khalil fue trasladado a la Segunda Comisaría de Policía de Raml, en la ciudad costera de Alejandría, con objeto de que fuera puesto ayer en libertad, bajo fianza de 50.000 libras egipcias (alrededor de 5.630 dolares de EE. UU.), como había ordenado un tribunal el 21 de agosto de 2016. Sin embargo, en vez de dejarlo libre, los agentes de policía lo han golpeado reiteradamente, hasta hacerle perder el conocimiento, y han presentado nuevos cargos contra él, como acusarlo de haber agredido físicamente ayer a un agente.

“La negativa de los agentes de policía a cumplir la orden judicial de dejar en libertad a Islam Khalil es muestra del enorme desprecio de las autoridades egipcias por el Estado de derecho. Transmite además el aterrador mensaje de que no tienen intención de detener el repunte de las desapariciones forzadas, en el marco del cual centenares las personas han desaparecido a manos de Estado por periodos de hasta siete meses desde principios de 2015”, ha señalado Magdalena Mughrabi, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Islam Khalil ni siquiera debería haber sido encarcelado; sin embargo, en vez de dejarlo en libertad de inmediato, las fuerzas de seguridad del Estado han fabricado nuevos cargos contra él y lo han sometido a brutales palizas y causado lesiones. Su caso pone de relieve hasta qué punto es esencial que las autoridades egipcias pongan fin al uso de las desapariciones y de la tortura y otros malos tratos. Deben dejar en libertad a Islam Khalil sin demora y abrir una investigación sobre sus denuncias de tortura y otros malos tratos en detención para poner a los responsables a disposición judicial.

Islam Khalil ni siquiera debería haber sido encarcelado; sin embargo, en vez de dejarlo en libertad de inmediato, las fuerzas de seguridad del Estado han fabricado nuevos cargos contra él y lo han sometido a brutales palizas y causado lesiones.
Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África

Parece que las autoridades egipcias se niegan a dejar a Islam Khalil en libertad como represalia por la campaña nacional e internacional emprendida en su favor.

Según su hermano, los agentes de policía golpearon a Islam Khalil en todo el cuerpo con mangueras y lo amenazaron diciéndole: “¿Todo este jaleo es para que te dejemos en libertad? Pues no te vamos de dejar en libertad hasta que estés muerto”. Tiene heridas en la cara, las manos y la cabeza. Ahora está recluido en régimen de aislamiento, a la espera de ser interrogado por el fiscal, y se le niega el acceso a su familia y su abogado.

Islam Khalil fue sometido a desaparición forzada durante 122 días en 2015, tras haber sido secuestrado junto con su hermano y su padre por agentes de la Agencia de Seguridad Nacional de Egipto, que se los llevaron de su casa. Recluido en régimen de aislamiento, esposado y con los ojos vendados, lo golpearon, le aplicaron descargas eléctricas y lo colgaron de la muñecas y los tobillos durante horas seguidas. Se le niega el acceso a un médico, a su familia y a un abogado.

En un detallado informe de julio de 2016, Amnistía Internacional explicó que desde principios de 2015 han sido sometidas a desaparición forzada centenares de personas y que la desaparición forzada se ha convertido en “política de Estado” en Egipto.

Junto con el informe se ha publicado un vídeo de Amnistía Internacional sobre el caso de Islam Khalil.